Las palabras chivero y chivera transmiten varios significados dependiendo del contexto o de la intención comunicativa.

Según el Diccionario de la lengua española, chivero equivale a mentiroso: No seas chivero, ¡no se puede creer nada de lo que dices! Está etiquetado como chilenismo, pero también se emplea en Ecuador.

En el Diccionario de americanismos, además del sentido anterior, tiene otros usos. En Honduras y España se refiere a un ‘lugar donde se practican juegos de azar, como dados y cartas’: Vamos al chivero, quiero jugar póquer. En Puerto Rico, chivero es un ‘hombre que hace mejoras y modificaciones en las residencias’: Hay que llamar al chivero para que pinte la fachada de la casa. En Puerto Rico también se emplea con el sentido de ‘persona con suerte’: ¡Qué chivero!, ¡otra vez te sacaste la lotería!

En Paraguay se le dice chivero al ‘conductor de una chiva, autobús’: Llegamos atrasados, ¡el chivero condujo a 30 km/h! En República Dominicana y Puerto Rico, chivero es ‘alguien que no tiene trabajo ni remuneración fija y de vez en cuando hace labores que le generan lo necesario para subsistir’: El chivero del barrio corta la maleza del jardín cada dos meses. En Puerto Rico se refiere a una persona que comete chivos, errores: Es muy atolondrado, siempre incurre en chivos terribles.

Publicidad

En El habla del Ecuador figura como sinónimo de ‘pendenciero, camorrista, que arma o hace chivo. Asimismo se indica que chivo es una ‘riña, gresca o trifulca’: «…hasta que llegaba la borrachera y el gran chivo a botellazo limpio» (E. Terán, El cojo, p. 54).

Y en Venezuela, chivera es el lugar donde se compran artículos usados: Compró una refrigeradora en la chivera de su barrio. Pero en Colombia es un estilo de afeitado que consiste en dejar crecer la barba solo en el mentón: Algunos futbolistas usan la barba al estilo chivera. (F)

FUENTES:

Diccionario de la lengua española (versión electrónica) y Diccionario de americanismos (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española; El habla del Ecuador (1995), de Carlos Joaquín Córdova.