Ciudad del Río, rincón moderno de Guayaquil, que nace junto al río Guayas y el cerro Santa Ana. Allí hay hermosos edificios y otras construcciones llamativas para turistas, ejecutivos, empresarios, ciudadanos.


América Latina no está exenta de inseguridades jurídicas, ciudadanas; corrupción, impunidad, que frenan la inversión. Urgen sistemas diáfanos para asegurar las actividades productivas. (O)

Publicidad


Héctor López

¿Si creo que países de nuestra región con inseguridad jurídica, delincuencia, mafias, corrupción son propicios para las inversiones? Esto es difícil. Inversionistas internacionales no van a venir a gastar dinero, tiempo, en obras, negocios en países de América Latina con sistemas y políticas corrompidos, como en Ecuador.

Sin embargo, hay empresarios nacionales que vienen desarrollando y ampliando proyectos para generar trabajo, turismo, riqueza, y el Gobierno y las FF. AA. deben dar seguridad. (O)

Publicidad


José Ortoneda

De ninguna manera, pues países como el nuestro, en los que existe inseguridad jurídica, delincuencia, mafias, corrupción desde las más altas esferas de los Gobiernos, jamás serán propicios para las inversiones.

Hay que sanear lo más pronto estas calamidades con leyes coherentes que sienten precedentes y jueces honestos, para avizorar mejores días para nuestro país y las inversiones. Lo mismo deben hacer en otros países de nuestra región. (O)

Publicidad


Frank Medina

Hasta desafiando la pandemia de coronavirus, empresarios, microempresarios, emprendedores, inversionistas apostaron por nuevas modalidades para emplear capitales y recursos en el sector productivo, ajustándose a los cambios sociales, de consumos, etc., que impuso la pandemia. Negocios familiares, individuales, brindaron nuevos productos y servicios en la época más difícil de la crisis de salud.

Hoy en día, que una parte grande de la población se ha vacunado contra el COVID–19, el Gobierno ha invitado al pueblo a vivir la nueva realidad y activar la economía. Empero, debido al desempleo, los recortes de personal en los trabajos, no tenemos medios ni apoyo financieros, no podemos poner un negocio. De otro lado, con delincuencia no se puede trabajar en paz. Los asaltos son violentos: ya no solo roban, sino que matan a la persona que asalta, a acompañantes y a las que están cerca o miran el asalto. (O)

Publicidad


Clara de Ochoa

Muchos países de la región que tienen políticos auspiciantes de los postulados comunistas corruptos, esclavizadores, del Foro de Sao Paulo, y de una fracasada revolución, introdujeron mafias, delincuencia, pobreza. Sin libertad financiera ni jurídica no hay inversiones seguras. (O)