Tras la polémica generada desde la noche del domingo cuando se descubrió el hurto de 150 armas en el Cuartel Modelo de Guayaquil, no solo la Fiscalía comenzó a indagar el caso.

Agentes de la Policía Judicial y de Criminalística trabajan para descubrir quién se llevó las armas.

Uno de los primeros datos que han trascendido es que cuando se revisaron los números de serie de las pistolas que faltan se descubrió que tres de estas ya han sido recuperadas por la Policía en operativos ejecutados en febrero pasado.

Un arma se decomisó en el distrito Sur y las otras dos en Pascuales en operativos antidelincuenciales, es decir, ya estaban aparentemente en las manos de las bandas.

Publicidad

Las pistolas fueron ingresadas en los patios de la Policía Judicial tras ser registradas en el sistema, sin embargo, recién este lunes se descubrió la coincidencia.

Una fuente policial explicó que las armas perdidas son marca Smith & Wesson y que no tienen ningún tipo de distintivo policial como sí ocurre con las Glock, que tienen una leyenda que rápidamente permite identificarlas como armas de dotación.

Es decir, las armas tenían al menos tres meses en las calles.

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, informó en su cuenta de Twitter que se trataría de un robo sistemático en uno de los rastrillos (lugar destinado al cuidado de las armas) del Cuartel Modelo. En ese recinto policial hay varias habitaciones donde se almacena el armamento de las unidades.

Publicidad

Carrillo mencionó también que las armas se encontraban en proceso de destrucción e inhabilitadas para el uso policial.

“La alerta se genera por este mecanismo, lo que hace presumir ausencia de controles y un hurto sistemático por un periodo de tiempo sin adecuada supervisión”, mencionó.

La Policía indicó que las armas que desaparecieron fueron entregadas a la institución en 1991.

Quienes trabajan en el edificio del Cuartel Modelo, donde funcionan la Fiscalía de Flagrancia, Judicatura y Policía Nacional, mencionan que no existe un circuito cerrado de videovigilancia, que el ascensor no funciona, que desde hace un año el tercer piso no cuenta con aire acondicionado y que los baños están en deplorables condiciones.

Publicidad

La Fiscalía procesa a tres policías

La Fiscalía indicó que la unidad especializada contra la delincuencia organizada abrió –de oficio– una investigación por la desaparición de las pistolas. Tres policías son investigados.

Pues desde el 16 de marzo el cuidado de las armas estuvo a cargo de tres sospechosos. Uno de ellos reportó que mientras realizaba una inspección del armamento se percató de que las dos cajas de madera que debían contener 150 armas de fuego se encontraban vacías.

Según los reportes preliminares, ese sargento estaba al cuidado de la dotación desde el 16 de marzo junto con el cabo Tomás T., quien salió de vacaciones el 6 de mayo. Un día después, el sábado 7, entró a remplazarlo el cabo Juan A.

El comandante de la Policía, Fausto Salinas, señaló que ante este hecho, la entidad actuará con absoluta transparencia y se dará toda la información para que se establezcan responsabilidades.

Salinas sostuvo que el inspector de la Policía se trasladará a Guayaquil para continuar con las investigaciones administrativas. (I)