Francisco Guzmán, director de régimen de carrera del Servicio Nacional de Atención a Personas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), dependencia que se encarga de la parte educativa para los servidores de la entidad, así como para el Cuerpo de Seguridad y Vigilancia Penitenciaria, en una entrevista con este Diario se refiere al proceso de selección del nuevo personal para los centros de rehabilitación social.

El 12 de abril pasado se hizo la convocatoria a través de la plataforma de la Policía y 13.101 personas se inscribieron. El 1 de julio ingresarán 1.400 aspirantes a siete escuelas de la Policía. Se graduarán la última semana de noviembre.

Se ha hecho un análisis para que personas vinculadas al crimen organizado o que tengan antecedentes penales no ingresen.

¿Qué características debían tener los postulantes, estos 13.101?

Publicidad

Las personas que se inscribieron fueron jóvenes ecuatorianos de 18 a 28 años, 11 meses, 29 días. Todos mínimo bachiller. Lo que buscamos es un alto espíritu de solidaridad, de compañerismo, honestidad, transparencia, y justamente hemos sido muy transparentes en este proceso y también estamos garantizando que la capacitación sea de calidad.

Inclusive tenemos organismos internacionales, instituciones, paralelas a nosotros, que nos van a brindar capacitación dentro de este curso a través de materias específicas dentro del pénsum de estudios, así como también a través de diferentes conferencias. Los países que vendrían a capacitarnos son Francia, Italia, Portugal, Chile, Uruguay.

Estamos garantizando que todo el proceso, no solamente la selección sino también el proceso de capacitación, sea de excelente calidad para que nuestros jóvenes, los 1.400 que se van a graduar, estén con la misión sumamente clara para que puedan cumplir a satisfacción este importante reto que es la mejora de la seguridad penitenciaria.

¿De estos 13.101 cuántos han pasado a la siguiente etapa?

Publicidad

En esta etapa, física, se encuentran 2.464 personas.

¿Qué pasó con los restantes?

Si no pasa la prueba o la fase correspondiente no avanza a la siguiente.

Casi el 30 % de los privados de libertad en Ecuador están por delitos ligados a la droga

¿Cómo fueron las fases?

Publicidad

La primera fase es la de verificación de estatura. Verificación de datos personales es la dos.

En este caso, los jóvenes se acercaron a dos sedes de la Policía Nacional, ahí se verificó la estatura conforme los requerimientos y subieron al sistema los datos personales y también fotografías de sus domicilios, direcciones, etc., para también hacer un levantamiento de georreferenciación con Policía Nacional, con la Dirección General de Inteligencia.

La Policía fue a cada uno de los sectores donde ellos viven, a sus casas, y no se limitaron únicamente a conversar con sus familiares, sino también a ver el entorno donde viven ellos, conversar con los vecinos y así comenzar a levantar la información. Se les pidió un mínimo de estatura de 1,68 (metros) para hombres y 1,57 (metros) para mujeres.

Se les revisa el tema de todos los tatuajes que tienen para verificar que no pertenecen a algún tipo de asociación delictiva o similares.

Publicidad

Posteriormente pasaron a la fase psicológica enfocados en la seguridad penitenciaria, en el perfil de la persona que va a trabajar en el área penitenciaria. (Luego) la (fase) académica. Estamos en la (fase) física.

¿Cuántas fases faltan?

La médica y la de la entrevista, que a su vez es prueba de confianza.

¿Actualmente cuál es el perfil del agente penitenciario?

Es bachillerato. Desde el 2014 tenemos en el SNAI una tecnicatura penitenciaria. Para que nuestros agentes puedan seguir ascendiendo primero deben cumplir con esto y posteriormente con título de tercer y cuarto nivel para que puedan llegar a las máximas instancias.

Actualmente tenemos convenios con otras instituciones para que sigan estudiando. Tenemos personas que han estudiado en su mayoría el tema de abogacía, ingenieros, gestión de riesgos.

De todo el numérico 1.614, el 53 % tiene la tecnicatura y un 70% tiene título de tercer nivel. Tenemos siete jerarquías, las primeras cuatro son de nivel técnico-operativo y las últimas tres son directivas, estamos hablando de jefaturas y subjefaturas.

En tres ejes se define la estrategia de seguridad del Gobierno; analistas creen que solo reacciona frente a los escenarios delictivos y se requiere un plan de largo alcance

¿Quizá alguno de ellos son expolicías, exmilitares?

No. Antes de que el Cuerpo se forme como tal fue establecido en noviembre del 2019, ahí se creó el actual Cuerpo de Seguridad y Vigilancia Penitenciaria. Solamente ingresaron a nuestras filas jóvenes bachilleres. Antes del 2003 había expolicías, exmilitares.

El actual plan de carrera está diseñado para que no sea un híbrido entre Policía y Fuerzas Armadas. Se requiere una visión única, una misión institucional que también sea moderna.

Hubo un grupo de exguías que plantearon volver hace algunos meses.

Dentro del proceso de selección y reclutamiento tenemos dos grupos de jóvenes que postularon en el año 2019 y 2021, que fueron procesos que se cortaron.

El primer grupo del 2019 son 35, ganaron parcialmente una acción de protección, ingresarían a este grupo que están dando las pruebas.

Tenemos en el año 2021 a 256 jóvenes, ellos dieron las pruebas físicas y psicológicas. Son parte de este proceso.

‘El sistema jurídico es lo que no nos permite tener la gobernanza y la gobernabilidad de los centros carcelarios’, dice Pablo Ramírez, director del SNAI

Hay un informe de la CIDH donde se refiere que hay deficiencia de guías penitenciarios, el estándar es un agente por 20 personas detenidas, pero en el caso del Ecuador es uno por cada 62 reclusos. ¿Con este proceso se podría completar el faltante?

No existe una norma técnica específica para eso. Hay diferentes criterios, inclusive desde los niveles de seguridad de las instalaciones, desde los niveles de peligrosidad, hay muchos criterios.

Actualmente tenemos 1.614 que están activos, vamos a incorporar 1.400 personas este año y el año que viene son 1.000 personas más.

De esta manera vamos a fortalecer toda esta capacidad. La idea es que año a año puedan ingresar unas 50 personas a partir del 2024.

¿Van a ser capacitados en técnicas militares, policiales?, ¿cuál va a ser el perfil de los que ingresan?

La formación la va a realizar Policía Nacional en su mayoría, también tenemos instructores del SNAI, instructores internacionales de instituciones penitenciarias de la región y también de Europa.

Es netamente penitenciario, garantizando la seguridad penitenciaria a través de derechos humanos, psicología criminal y el área técnica y física también, que tiene que estar encaminado al cumplimiento de los derechos de las personas privadas de la libertad.

¿Los agentes penitenciarios que están, qué visión tienen?

Muchos de ellos se han formado con Policía en algunos momentos, otros se formaron con Fuerzas Armadas, otros en la ESPE. Sin embargo, cumplimos con capacitaciones permanentes, principalmente en el tema del respeto a los derechos humanos, de tratamiento penitenciario.

¿Sueldos, salarios?

Cuando se gradúen van a ganar $ 817. Se está trabajando para que los sueldos de nuestros agentes sean a la par de Fuerzas Armadas y Policía. (I)