Un grupo de 1.042 uniformados de la Policía Nacional y 400 militares ejecutan un operativo en la cárcel de Turi, en Cuenca, luego de que más temprano en ese centro penitenciario hubo un acto en el que varios reos hicieron una entrega simbólica de las armas que tenían escondidas.

La situación, no obstante, inquietó a varias personas que transitaban por el sector de dicha cárcel. Algunos conductores detuvieron sus vehículos para observar el paso del helicóptero que sobrevolaba los predios del centro carcelario.

La Gobernación del Azuay aclaró que no existen incidentes dentro del centro de privación de libertad ni tampoco hay detonaciones. Es un operativo que se había planificado con anticipación, indicó la instancia.

Dos helicópteros sobrevolaron el centro. El Cuerpo de Bomberos y más instituciones también participaron en el operativo.

El pasado martes, durante los disturbios que hubo en esa cárcel y en otras tres del país, fueron asesinados brutalmente 34 reos del pabellón de máxima seguridad. Algunos fueron decapitados y desmembrados. (I)