Santo Domingo

Luego de los graves incidentes suscitados desde el pasado lunes en la cárcel de Bellavista en la ciudad de Santo Domingo, el pleno del Municipio de esta ciudad hizo un exhorto al Gobierno nacional: que se declare en estado de excepción a esta urbe y que también se intensifiquen las medidas de seguridad para sus habitantes.

El documento firmado por Ana Jiménez Jácome, alcaldesa subrogante de Santo Domingo, indica que les preocupa lo suscitado en esa cárcel, donde se ha informado que tras inspecciones en su interior se pudo hallar armas de fuego como fusiles, granadas, miles de balas, lo que no solo pone en peligro a los internos de esa cárcel, sino que genera preocupación a la ciudadanía.

El pasado miércoles se dio a conocer que dentro de este centro carcelario se decomisaron cinco fusiles, 11 pistolas, 3 revólveres, 2.500 municiones, 4 granadas y 7 artefactos explosivos artesanales.

Publicidad

La cárcel de Santo Domingo fue escenario de otra masacre. Tomado del Ministerio del Interior

En el comunicado se señala que, a pesar de no ser de su competencia directa, como Gobierno municipal pusieron a consideración contingente para actividades de respaldo y apoyo en los puntos requeridos tras confirmarse la crisis interna que se vivió desde el lunes en el mencionado centro carcelario.

“Por las consideraciones expuestas, y frente a la grave amenaza y peligro que implican los hechos que se están suscitando, muy respetuosamente exhortamos a que se declare en estado de excepción en la ciudad de Santo Domingo y se intensifiquen las medidas de seguridad en el cantón activando las instancias pertinentes para garantizar la seguridad de la ciudadanía”, indica el documento.

Tres reos fugados de cárcel de Santo Domingo fueron recapturados en zona rural de Quinindé, Esmeraldas

Este jueves el SNAI notificó que, con el fin de precautelar la vida, el orden y la seguridad de los internos de la cárcel Bellavista, se realizó el traslado de 153 personas privadas de la libertad a distintos centros penitenciarios del país.

El pasado lunes, seis cabecillas de bandas ya habían sido trasladados a dos cárceles de Guayaquil. (I)