A la historia de los hermanos de 6 y 8 años que habrían sido abusados sexualmente y torturados en Naranjal siguen sumándose otros dramas e investigaciones abiertas contra los funcionarios que conocieron el caso y que habrían permitido que los supuestos responsables (padre y madrastra) se fugaran.

Tras conocerse del arribo de los niños al hospital infantil Francisco de Ycaza Bustamante, se supo además que la madre biológica de los menores llegó a la casa de salud.

La mujer de 22 años llegó de Atacames, Esmeraldas, al haber sido contactada por Facebook por el hermano de su anterior pareja. La madre no los ha visto desde hace cuatro años.

Así lo relata la abogada Karen Sánchez, del Centro para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), quien ha asumido el patrocinio legal de la joven que supuestamente buscaba a sus hijos desde el 2017.

Publicidad

Ella explicó que ese año el padre de los menores le habría dado una golpiza a la madre y que ella estuvo hospitalizada durante una semana.

Cuando ella salió del hospital y fue a la casa ya no encontró a sus hijos, él se había ido con los niños. Esta mujer cuenta que recorrió varias ciudades buscando a sus hijos durante un año. Estuvo en Machala y en Guayaquil, pero no los encontró. Luego se fue a vivir a Atacames”, sostuvo Sánchez, quien agrega que por ahora los niños están bajo la tutela del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y que antes de que la madre los pueda ver, esta institución estatal deberá realizar un estudio detallado.

La abogada se reunió esta semana con Yoli Pinillo, la nueva fiscal que investigará el caso, y explicó que al revisar los reportes médicos se le heló la sangre.

Ella contó que el niño de 6 años ingresó al hospital de Naranjal por un fuerte dolor abdominal el 4 de septiembre, horas después la niña de 8 también fue ingresada con signos de tortura.

Foto: El Universo

Sánchez indica que el menor debió ser trasladado al hospital de Milagro, que ahí le realizaron una tomografía y que descubrieron que el dolor se debía a que tenía un palo en el área del recto. Esto obstruía la digestión.

El niño ya ha sido intervenido siete veces y deberá permanecer hospitalizado al menos seis meses más.

Publicidad

El informe médico indica además que los niños presentan quemaduras en la mayor parte del cuerpo, pero que ya estaban cicatrizando cuando fueron hospitalizados.

Además tienen pequeñas heridas de arma cortopunzante en el cráneo, piernas y brazos. Como si los hubieran hincado con la punta de un cuchillo.

El niño de 6 años también tenía dos dedos quebrados.

En este caso se investigan dos delitos. Uno por violencia intrafamiliar y otro por violación que está en investigación previa.

Por el delito de violencia intrafamiliar el fiscal Kennet A. procesó solo hace dos semanas a la madrastra de los niños y no al padre. El fiscal pidió medidas cautelares para la mujer, pues supuestamente está dando de lactar a un bebé de 8 meses.

El padre y la madrastra de los niños fueron detenidos hace dos semanas, pero quedaron libres tras la audiencia por violencia intrafamiliar. Foto: Archivo

El juez Wilmer P. otorgó las medidas cautelares a la mujer, le ordenó presentarse cada semana en su despacho y además dispuso que se le devuelvan a sus cinco hijos, pues los niños fueron acogidos por la Unipen (Policía de Menores) cuando el 5 de septiembre la pareja fue detenida.

Tras la audiencia los sospechosos se fueron y ya no están en la casa donde vivían. Los vecinos indicaron que no saben nada de ellos.

Hasta el cierre de esta edición, la Judicatura no confirma si la madrastra se ha presentado a firmar al despacho del juez o no. Lo que sí indicó la directora provincial de la Judicatura, María Josefa Coronel, es que por denuncia de la Asociación de Mujeres Abogadas del Ecuador ya se ha formado una sala para juzgar la actuación del juez y de los dos fiscales que han intervenido en este caso.

Además, este jueves se realizaría una rueda de prensa para dar más detalles del caso que ha conmocionado a muchos por la negligencia de autoridades y funcionarios.

La Fiscalía del Guayas a través de un comunicado anunció que se investigará a varias instituciones públicas por supuestamente no denunciar a tiempo el caso, pero no se han pronunciado sobre por qué el padre de los menores no fue procesado por el fiscal de Naranjal pese a haber sido detenido por la Policía.

En el contexto familiar también se conoció de la existencia de una menor de 16 años, quien es madre de un niño de un año, por lo que se ha iniciado otra investigación para determinar las circunstancias del embarazo. (I)