Hasta el Cuartel Modelo de Guayaquil llegaron la mañana de este martes 570 policías de varias provincias para formarse y recibir órdenes. Ellos son parte de los 1.100 uniformados que arribarían esta semana a la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) para fortalecer el control en las calles ante el preocupante incremento de muertes violentas y otros delitos.

Este es uno de los ofrecimientos realizados por el Gobierno ante la ola delictiva que afecta a Guayaquil.

Medidas drásticas, reformas legales, nuevas estrategias y respaldo policial se necesitan de inmediato para controlar la ola delictiva en Guayaquil, aseguran expertos

Los uniformados van a permanecer en los puntos de mayor criminalidad, indicó el coronel Holger Cortez, subcomandante de la Zona 8, quien mencionó que la institución tiene un personal fijo y que se está haciendo un esfuerzo, pues los uniformados llegan de varias provincias para colaborar con lo que pasa principalmente en el sur de Guayaquil.

El coronel dijo que los gendarmes van a ser distribuidos en toda la Zona 8 y que, según estadísticas analizadas, se van a intervenir las zonas con mayor índice delincuencial, en horario de mayor peligrosidad.

Publicidad

Mencionó también que los uniformados que lleguen por ahora se alojarían en el Centro de Alto Rendimiento de Durán. Aseguró que se intervinieron las instalaciones desde la semana pasada y ya se ha arreglado el sistema eléctrico y el agua potable.

Municipio de Durán colabora en la readecuación del abandonado Centro de Alto Rendimiento, que será el cuartel de 300 policías

Cortez también pide a la comunidad que colabore con la Policía, que brinden información de forma reservada.

“Si ven a una persona armada, llamen al ECU-911. No es necesario dar su nombre”, dijo.

El coronel destacó la importancia de la información que se pueda obtener de los vecinos para el trabajo con personal de Inteligencia.

Publicidad

El gobernador del Guayas, Pablo Arosemana, también estuvo en el Cuartel Modelo dando la bienvenida a los uniformados.

Dijo a los policías que cuentan con el respaldo del Gobierno y del presidente para que puedan actuar contra la delincuencia y las bandas dedicadas al narcotráfico. (I)