Lourdes, de 25 años, cuenta que trata de caminar rápido cuando sale de su casa para ir a la parada del sistema de transportación masiva Metrovía. Así evita que delincuentes la intercepten en moto o bicicleta, como operan a diario en esa zona de la avenida 25 de Julio, entre las ciudadelas La Pradera 1 y Sopeña, sur de Guayaquil. “En la parada me siento un poco más segura. Ya me han asaltado”, dice la joven que se dedica a elaborar manualidades.

Esas ciudadelas colindan con una de las zonas más conflictivas de la ciudad, que se extiende desde la cooperativa Jacobo Bucaram, junto a un ramal del estero Salado, hasta el Hospital Teodoro Maldonado Carbo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

De esa zona ha surgido una parte de las 1.208 llamadas de emergencia por robo que receptó el Sistema Integrado de Seguridad ECU911, del 1 al 31 de agosto pasado. Otras zonas son: Portete, Sauces, Alborada, Bastión Popular, Socio Vivienda, entre otras.

Según los registros de la institución, 687 corresponden a llamadas relacionadas con robo a personas, 167 por robo (no tienen otro detalle), 131 por robo a carros, 64 por robo de accesorios de vehículos, 63 por robo de motos, 44 por robo a unidades económicas, 42 por robo a domicilios, 6 por robo a instituciones públicas, 2 por robo en ejes viales, 1 por robo a entidades financieras y 1 por robo de bienes patrimoniales.

Publicidad

Los seis tipos de robos más frecuentes en Guayaquil

Atención con las horas

Movimiento cotidiano de un punto de la av. 9 de Octubre, en el centro de Guayaquil. Foto: Jorge Guzmán

Aunque las llamadas de emergencias por robo a personas se realizan casi a cualquier hora del día en Guayaquil, hay dos franjas horarias que concentran los reportes ciudadanos que recibe el ECU911, según los datos de la entidad de seguridad: De 12:00 a 15:00 y de 19:00 a 22:00.

El mayor Édison Núñez, a cargo de la Subdirección de Investigaciones de Delitos Contra el Derecho a la Propiedad (Sidprobac), en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), explica: “En ese tiempo existen los relevos policiales. También a esa hora la gente se relaja. Las personas salen de su trabajo, van al almuerzo y son víctimas de robo de teléfonos y computadoras. Y en la noche, las personas se reúnen en los restaurantes y de igual forma los pillos aprovechan para sustraer sus pertenencias”.

Según los datos de agosto del ECU911, ese tipo de delito tiene mayor incidencia entre el miércoles y el domingo, aunque hay ciertos martes en que despunta.

“Los delincuentes tienen un modus vivendi que se les ha identificado. Operan hasta el sábado o hasta el domingo, descansan lunes y martes y vuelven a operar el miércoles. Estos tipos se pegan sus tragos (los días que no operan)”, comenta el oficial de la Policía.

Así también, los datos reflejan un aumento de los eventos delictivos de ese tipo los días posteriores a quincena y fin de mes. Sobre esto, el mayor Núñez recomienda a la ciudadanía que tenga en cuenta el factor seguridad cuando salga de casa.

Los ‘hoyos negros’ de inseguridad que surgieron en el país ante la falta de políticas públicas en zonas vulnerables y la filtración del narcotráfico

Componente en intervención

Como parte de la intervención que ejecuta el Gobierno en Guayas para reducir los niveles de inseguridad, producto de actividades del crimen organizado y de delincuencia común, se ejecutan labores de inteligencia para identificar a las cabezas y el resto de miembros de esas estructuras delictivas, que radican en sectores populares, indica el jefe de la Sidprobac (Zona 8) Édison Núñez. (I)