Unas 500 denuncias por reclamos de facturación de energía ha recibido la Defensoría del Pueblo en los últimos meses de forma virtual en Guayaquil y cada semana los abogados de la entidad acuden con los usuarios a la oficina de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL), ubicada en la Garzota, para analizar sus casos de forma detallada y hallar soluciones.

A propósito de los reclamos que se han dado en la última semana por facturas elevadas, la abogada Lucciola González, de la Defensoría del Pueblo, menciona que el 60% de las denuncias que recibe la entidad que representa son precisamente por facturas del servicio de energía eléctrica, por eso desde hace 10 años mantienen reuniones de trabajo para que quincenalmente o semanalmente sean recibidos los denunciantes con el abogado que los asesora.

Antes de la pandemia, Lucciola acudía cada 15 días con 30 usuarios en promedio, ahora va cada semana con 6 u 8 por el aforo para analizar sus casos.

Ella menciona que en el 50% de los casos se comprueba que hubo algún error de lectura o lecturas estimadas y se le da la razón al cliente.

Publicidad

Cuando presentamos las quejas pedimos que nos muestren las lecturas porque la empresa debe hacer lecturas cada mes. Si la empresa deja de tomar la lectura no puede cobrar atrasado ese mes, eso tiene que asumirlo la empresa”, cuenta la abogada, quien considera que hay casos en los que los técnicos no pueden realizar la lectura porque los medidores están dentro de la casa y es de difícil acceso y ahí sí se aplica una lectura estimada (promedio de los últimos seis meses).

Además, dice que les piden a los usuarios que hagan una foto del medidor para ver la lectura y comparar lo que sale en el sistema.

La funcionaria menciona también que hay muchos casos en los que los usuarios han excedido la tarifa de la dignidad (hasta 130 kilovatios/hora) y el costo del kilovatio/hora se incrementa considerablemente.

Eso, menciona, suele ser complicado hacerles entender a los adultos mayores. Otra razón por la que se elevan las planillas es cuando hay convenios pendientes, por multas o porque se transfieren deudas.

“Tras una separación puede pasar que su cónyuge le transfiera una deuda, eso pasa y mucha gente se va sorprendida”, menciona la abogada.

Ella aclara que no es necesario pagar toda la deuda antes de hacer el reclamo como se ha malinterpretado.

Publicidad

“La Ley (del consumidor) en su artículo 39 dice que si no estoy conforme con el valor que me sale debo pagar un promedio de los últimos seis meses mientras se revisa el caso. No puedo dejar de pagar o me van a cortar el servicio”, sostiene.

Otra recomendación de la abogada es sacar un medidor por cada departamento, en caso de ser una casa de varios pisos o donde viven varias familias, porque el pliego tarifario se eleva mientras más se consume (mientras más energía consume, más caro es el kilovatio/hora).

Desde enero del 2021 hasta el 23 de mayo se han receptado 68.153 reclamos por facturación en todo el país. CNEL indicó que de esa cifra nacional se han resuelto (finalizado) 63.269 trámites, es decir, el 92,83%.

Solo en Guayaquil se han receptado cerca de 1.200 quejas en el último mes. (I)