Angeline Domínguez pasó de pagar 50 dólares de luz en febrero a recibir una factura de 235 dólares en mayo. Ella vive en un departamento en Sauces 4 y al igual que muchos otros usuarios pidió permiso en su trabajo una hora e hizo fila ayer afuera de la Unidad de Negocios de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) de Guayaquil, en La Garzota, para reclamar el cobro excesivo por el servicio eléctrico.

Tras una revisión exhaustiva de su caso, la funcionaria llegó a la conclusión de que efectivamente hubo un error en la lectura y que la mujer debía pagar por el consumo de mayo 85 dólares, pues ella llevó una foto de lo que marca su medidor y cuenta que se comprobó que en el sistema reflejaba otro número. Aunque salió más aliviada de la entidad, la usuaria explica que en abril pagó 130 dólares por el consumo eléctrico y que ese valor no lo pudo reclamar supuestamente porque no tenía una foto de lo que reflejaba su medidor entonces para comparar con las cifras del sistema.

Pese a eso, un técnico la visitará y revisará si el equipo funciona normal y por qué estaría reflejando un valor distinto que elevó el consumo de forma alarmante.

Al igual que ella, Jorge Reinoso llegó ayer a la entidad e hizo la fila junto con su esposa porque cuenta que su consumo pasó de 70 a 102 dólares.

Publicidad

Reinoso destaca que vive en Mucho Lote y ya el mes pasado le dijeron que el alto consumo era supuestamente por una placa sulfatada y que le tocará pagar la planilla, pero acudió para sacar otro medidor y conectar un acondicionador de aire aparte del resto de sus equipos.

Rosaura Mendoza también hacía la fila. La mujer mostraba una planilla de 80 dólares por los meses de abril y mayo y explica que hasta marzo pagaba en promedio 15 dólares de luz cada mes. Ella quería saber por qué el incremento si no ha adquirido ningún aparato electrónico.

Otra usuaria que reclamaba era Mariana Alcívar. Ella llegó a CNEL con la factura de la casa de su madre, quien falleció hace un año. La usuaria contó que pese a que nadie vive en esa vivienda desde la muerte de su progenitora, le sale en promedio 24 dólares de luz. Ella reclamó el mes pasado y retiraron el medidor para llevarlo a un laboratorio y descubrir cuál es el valor que debería pagar y supuestamente devolverle el dinero que ya ha cancelado por temor a que sobre la propiedad se inicie un juicio de coactiva por deuda y ya no poder repartir la propiedad entre los herederos.

Desde enero 2021 hasta el 23 de mayo se han receptado 68.153 reclamos por facturación en todo el país. CNEL indicó que de esa cifra nacional se han resuelto (finalizado) 63.269 trámites, es decir, el 92,83%.

Gustavo Mazzini, director comercial CNEL Guayaquil, admite que en el último mes han recibido reclamos del 0,2% del global de clientes, es decir, 1.200 en promedio, pero destaca que no todas las quejas son por cobros excesivos, sino que habría otros motivos.

El funcionario asegura que cada caso es analizado y como ocurrió con Domínguez se dan soluciones, pero dice que en la mayoría de los casos el valor se incrementó porque el consumo pasa del tope de la tarifa dignidad (hasta los 131 kilovatios/hora se pagan $ 15 en promedio). Al exceder esa tarifa, el valor del kilovatio/hora se incrementa, como lo muestra la tabla a continuación.

Publicidad

Tabla que muestra el rango de consumo. Foto: cortes

Mazzini asegura que el pliego tarifario que se aplica no lo emite la CNEL sino su ente regulador y que el precio no se ha elevado desde el año pasado.

El funcionario destaca que en el último mes se ha elevado mucho el consumo de la gente, pues al quedarse en casa se usan más aparatos, como el acondicionador de aire, televisores y demás.

Además, recomienda hacer un mantenimiento preventivo a los tableros al menos una vez al año para revisar el estado de los cables, pues asegura que es uno de los principales motivos para el incremento del consumo.

A los medidores se los cambió a partir de los 15 años.

Empresa admite altos valores

Hace dos semanas, el administrador de CNEL, Manuel Miranda, reconoció los altos valores de las planillas de usuarios que acuden a la empresa cada día. Manifestó que la entidad está dispuesta a resolver esta dificultad, ya que es una prioridad, aunque no aclaró el porcentaje de casos solucionados.

“A partir de mayo hasta agosto empezaremos cambiando el proceso de lectura, dando paso a una lectofacturación, lo cual nos va a permitir que se emita la planilla inmediatamente con la lectura y las personas tendrán más tiempo para realizar su pago y además la inspección de los medidores”, refiere. (I)