Autoridades del Comité de Seguridad de la provincia del Guayas sesionaron por segundo día consecutivo en el Centro de Privación de Libertad Zonal 8, más conocido como la Cárcel Regional, en la que tras varios días de enfrentamientos, todo parece haber vuelto a la normalidad.

Este viernes, desde las 16:00, con la presencia del gobernador del Guayas, Luis Chonillo, y del comandante de Policía de la Zona 8 , César Zapata, ingresaron varios trabajadores a los pabellones 8 y 12 para soldar las rejas que fueron dañadas por los reos en los amotinamientos que empezaron el martes pasado.

También se estaban cambiando los candados en las celdas. Mientras esto se realizaba los privados de libertad estuvieron en el piso acostados boca abajo y grupos élites de la Policía controlaban la situación.

Afuera del centro decenas de militares resguardaban el ingreso a la prisión de máxima seguridad de la que la noche del jueves salieron en varios buses con al menos 100 reos hacia otras cárceles como a la Penitenciaría y la cárcel de Babahoyo.

A la Regional este viernes llegaron algunos familiares de los presos para pedir información, pero esta vez no lloraban ni pedían un listado de los muertos sino querían conocer si sus familiares habían estado entre el grupo que fue cambiado de prisión.

Aunque cerca del mediodía de hoy se hablaba de un nuevo amotinamiento, esto se descartó minutos después, pues se conoció que que atrás de la Regional estaban quemando monte y ese humo no era producto de la quema de colchones, como ocurrió desde el martes en algunos pabellones de esta prisión en la que más de 30 reclusos fueron asesinados. (I)