Una adolescente se identificó como la madre del recién nacido que fue abandonado la madrugada del pasado viernes 29 de octubre en el suburbio de Guayaquil.

La menor, que supuestamente escondió su embarazo a sus padres, habría dado a luz a escondidas la madrugada del viernes y pocos minutos después del alumbramiento había abandonado a su bebé en una funda, aún conectado al cordón umbilical, en las calles 26 y la Q.

Caminó casi tres cuadras desde su vivienda y dejó al neonato en el portal de una casa cercana, en medio de varios vehículos que habían sido estacionados en la zona. Un taxista que pasaba a las 05:00 escuchó el llanto de la criatura y alertó a los moradores, quienes arroparon al recién nacido y llamaron al ECU911.

Al momento, el bebé sigue en el hospital Francisco Icaza Bustamante. Se encuentra en condición estable.

Publicidad

La doctora Carmen Arreaga, líder de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal (UCIN), contó que al recién nacido, de seis días de vida (hasta este jueves), el personal médico lo ha llamado Francisco Joaquín.

La doctora Carmen Arreaga, líder de UCIN del hospital Infantil, dijo que el bebé se encuentra bien.  Foto: El Universo

Arreaga explicó que el bebé llegó estable, solo con alteraciones de la temperatura (hipotermia), pues estuvo desnudo en la calle durante un tiempo no determinado.

“No tiene infecciones, se alimenta con una onza cada tres horas, no ha necesitado oxígeno y los cultivos y radiografías son normales”, reportó la jefa de UCIN.

Agregó que Francisco Joaquín nació con un peso de 2,8 kilos y de 46 centímetros de largo.

Publicidad

Hasta el panel de drogas fue negativo, tiene buen peso y se mantendrá en Cuidados Intermedios hasta que un juez determine el destino del bebé, explicaron los médicos de la casa de salud.

Apareció la mamá del recién nacido abandonado en el suburbio de Guayaquil. Foto: cortesía

Con respecto a qué ocurrirá con Francisco Joaquín, la Unidad Nacional de Investigación y Protección de Niños (Unipen) ya notificó este jueves la aparición de la familia para que el juez encargado tome la decisión.

Podría ser entregado a la familia o puede ser enviado a una casa de acogida. Por lo general, la Casa Hogar Guayaquil, ubicada detrás del Riocentro Los Ceibos, acoge a recién nacidos que están bajo la tutela del Estado, a través del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

Tiempo atrás, la Unipen informó que dar un recién nacido, abandonado, en adopción es un proceso que toma su tiempo, pues las autoridades deben agotar todas las instancias para tratar de que el menor se ubique con su familia biológica.

Publicidad

Los familiares tienen seis meses para aparecer y podrían recuperarlo, siempre que pasen por un proceso psicológico y que se investiguen las causas del abandono, comentaron, en su momento, funcionarios de la Unipen de la zona 8.

De no encontrarse a su familia o de determinarse que la familia no está en condiciones de cuidar al bebé, el menor entrará a un proceso para que sea adoptado. En esta fase, los posibles padres serán escogidos dentro de un trámite minucioso, en el que deben pasar por cursos, pruebas psicológicas y visitas.

En ese proceso los aspirantes no sabrán la identidad del menor. Solo los padres elegidos, al final del proceso, en el expediente pueden conocer el antecedente del menor.

Para eso debe emitirse una resolución judicial que declara la adoptabilidad de menor abandonado. Ese proceso puede demorar meses. (I)