El mismo agresor se comunicó con su suegra. Era el 8 de junio de 2023 y el adolescente de 17 años llamó a la madre de su pareja, le dijo que su hija estaba tendida sobre el piso de la casa. Desde ahí se inició un proceso que ha terminado con la sentencia de dos años y siete meses para el adolescente.

La madre de la víctima llegó hasta el domicilio que compartía la pareja menor de edad, en ese momento vio a su hija ensangrentada ingresando a una ambulancia.

Según el relato de la mujer entregado a Fiscalía, el adolescente empezó a lanzar piedras al vehículo y a ella, también golpeó al padre de la víctima, mientras intentaba sacar un cuchillo.

Publicidad

Dictan prisión preventiva para presunto parricida, en Píllaro

La joven agredida estuvo en estado de coma durante cuatro días. Tuvo que ser internada en un hospital por más de un mes para recuperarse de todas las heridas. Su conviviente le había golpeado salvajemente en el rostro y le propinó dos puñaladas en la cabeza.

Los médicos alertaron a los policías de la gravedad de las lesiones, en ese momento se desplegó un operativo para la aprehensión del adolescente. Él había dejado el lugar, pero pronto fue encontrado. La pareja tuvo una hija, ella fue trasladada con su abuela materna.

La madre también denunció que no era la primera vez que su hija era agredida por su conviviente. En otras ocasiones le habría atacado con un machete y provocado lesiones graves en el rostro. Sin embargo, la víctima solo se refugiaba en la casa de sus padres y no denunciaban por miedo.

Publicidad

Un hombre que violó y embarazó a su sobrina de 12 años fue sentenciado a 29 años de prisión en Loja

La Fiscalía de Justicia Juvenil lo procesó por presunto femicidio, en grado de tentativa. La jueza especializada en Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal Juvenil decidió sentenciar al joven a dos años y siete meses de internamiento institucional, como autor.

Desde Fiscalía se explicó que, en un caso de adolescentes, estos son juzgados bajo el Código Orgánico de la Niñez y Adolescencia (CONA), en el que se determina internamiento institucional de hasta ocho años, según la gravedad del delito y de la pena en el régimen de adultos. (I)