Desde la sociedad civil se hizo un llamado a las funciones Ejecutiva y Legislativa para que “marquen una ruta y saquen al país de este entrampamiento con un Estado que no gaste más de lo que puede costear la sociedad”.

Esta es una de las conclusiones que recoge una declaración final de trece puntos del 4.º Consenso de Cusín, como parte de un espacio de diálogo que se realizó en Imbabura entre el 21 y 23 de octubre.

Fueron alrededor de 50 personas, miembros de la sociedad civil, activistas políticos, catedráticos que concurrieron a este evento para discutir la situación política, económica y social del Ecuador y llegar a acuerdos que fueron plasmados en esta declaración.

Entre los trece puntos, los participantes consideraron que se requiere un Estado funcional que resuelva los desequilibrios fiscales.

Publicidad

Que la política de protección social sea incluyente, redistributiva y proteja a las familias contra eventos inesperados. “Es verdad que el país hace un esfuerzo importante en inversión social, pero está mal dirigido. Un ejemplo son los subsidios a los combustibles que, teniendo una motivación entendible como mecanismo para ayudar a familias de bajos recursos, en la realidad benefician principalmente a aquellos que no los necesitan y agravan la contaminación ambiental”, cita el documento.

Adicionalmente, plantean que se fortalezca el sistema tributario, combatir la evasión y elusión, y que se amplíe la base de contribuyentes.

Entre otros aspectos, se plantea al Gobierno nacional y a la Asamblea Nacional que “marquen la ruta que saque al país de este entrampamiento, sobre la base de un Estado que no gaste más de lo que puede costear la sociedad, que administre con transparencia y sin corrupción los recursos públicos, que su política social reduzca la pobreza y que no hipoteque el futuro ni destruya la naturaleza”.

Se reconoce que este acuerdo fiscal y social que proponen no es una solución a los problemas que enfrenta el Ecuador, pero sí un “prerrequisito fundamental”.

En esta actividad participaron figuras de la política como la exministra de Gobierno María Paula Romo, el excandidato presidencial de la Izquierda Democrática Xavier Hervas, el exvicepresidente de la República Otto Sonnenholzner, entre otros.

No asistieron las ministras de Salud, Ximena Garzón, y de Gobierno, Alexandra Vela; y otros invitados como Walter Spurrier, los asambleístas Virgilio Saquicela y Salvador Quishpe, Pabel Muñoz y más personalidades. (I)