En una entrevista con CNN, el presidente Guillermo Lasso dijo al periodista José Levyn que el expresidente Rafael Correa (2007-2017) y el exalcalde Jaime Nebot deberían ser enjuiciados penalmente por la inseguridad que vive el país en la actualidad, que sería producto de sus administraciones. Esta no es la primera vez que el mandatario arremete contra ambos líderes políticos.

“Los dos gobiernos anteriores fueron tremendamente permisivos y los últimos 20 años de una administración local en Guayaquil también fueron permisivos porque, como lo dije, esa es la ciudad más violenta del Ecuador y la más inequitativa, pero no queda más que ver hacia adelante, ya la leche se derramó y tenemos que construir un país seguro sobre esa realidad”, apuntó Lasso.

El mandatario mencionó también que “la corrupción que afecta al sistema carcelario” fue la razón por la que se decretó un indulto generalizado para quienes hayan cometido delitos menores.

“Para los dos gobiernos anteriores no existieron las cárceles, simplemente dejaron que se tomen las cárceles las pandillas, los cabecillas de estas bandas, y hoy estamos en este empeño por recuperar el control del estado de las cárceles y lo vamos a lograr con el apoyo de países amigos”, agregó.

Publicidad

Tras estas declaraciones, el expresidente Correa respondió con ironía en Twitter. “Lasso se equivocó de oficio. Debió ser abogado. Además de mentir torpe y descaradamente, su doctrina penal es «brillante» #LosCorruptosSiempreFueronEllos”, tuiteó.

Por su parte, Nebot no ha hecho un pronunciamiento oficial a los comentarios vertidos por Lasso, pero se viralizó un video titulado Hace un año... Jaime era su maestro en seguridad, el que tenía toda la experiencia. Ahora Nebot es el culpable de la inseguridad. En este video se observa a Lasso agradeciendo a Nebot y reconociendo su experiencia en el tema.

Para Oswaldo Moreno, analista político, el determinar culpables de la inseguridad que atraviesa el país no favorece en nada a los ciudadanos, que son quienes la experimentan día a día.

“Nos pasamos cuatro años en el gobierno de Lenín Moreno con el diagnóstico de que de todos los problemas del país culpaba a su mentor y antecesor, que el presidente Lasso continúe con esa dinámica que aplicó el morenismo no resuelve el problema y más bien profundiza la sensación de desapego y desamparo que sienten los ciudadanos”, menciona y dice que no se deben buscar culpables, sino presentar soluciones y resultados.

Publicidad

Moreno subraya que “el país está en niveles de inseguridad nunca antes vistos” y que esto es responsabilidad en estos momentos del poder central, por lo que no es correcto culpar a organismos seccionales cuando asignaciones que les corresponden han estado atrasadas.

Sin embargo, la analista política María Belén Loor opina que las acusaciones de Lasso sí cuentan con fundamento.

“No es oculto para nadie que entre Rafael Correa y Jaime Nebot siempre hubo una muy buena relación, el show político es uno y lo que verdaderamente ocurre detrás es otra cosa. El presidente Lasso, con tantos años en varios gobiernos, debe estar claro de esto y por eso hace acusaciones de ese nivel”, dice.

Loor cree que se debe tener en claro que esto va más allá de una pugna política y lamenta la situación del país en el que están presentes los carteles de la droga, a lo que se suman el desempleo y las consecuencias de la pandemia de COVID-19.

Publicidad

Refiere también que la reciente visita de Lasso a Israel es importante y fue muy apropiada para seguir consiguiendo aliados para contar con una estrategia de seguridad ideal para el país.

En tanto, esta no es la primera vez que Lasso cuestiona a estos dos líderes políticos. El pasado 30 de abril se refirió a ambos como “mellizos conspiradores”.

El señor (Rafael) Correa y el señor (Jaime) Nebot, juntitos estos mellizos, desde el primer día de mi gobierno están viendo cómo desestabilizan la democracia ecuatoriana. Eso es lo que está sucediendo en la Asamblea Nacional. No es un problema de una institución, sino de dos señores que no soportan que Guillermo Lasso esté en la Presidencia del Ecuador”, aseveró Lasso en una entrevista para el canal Ecotel, en su visita a Loja.

En esa ocasión, Lasso dijo que el expresidente Correa le “tiene miedo”, mientras que el exalcalde de Guayaquil, Nebot, lo “odia”.

Publicidad

Me odia porque no tuvo los huevos para ser candidato y, claro, ahora que se quedó en su casa, pues tiene una envidia y unos celos (por los) que se dedica todo el día a cranear cómo desestabilizar la democracia ecuatoriana. En esto seamos (claros): no es la Asamblea Nacional; son estos dos señores, a través de sus asambleístas, y también por ahí con otro sujeto que no vale la pena recordar”, apuntaló.

Nebot sí respondió en esa ocasión y señaló que no odia a Lasso, sino que más bien su estado emocional le da lástima. En una nota pública de cinco puntos, el exalcalde le aclaró a Lasso que no es un demente cualquiera, sino que es el presidente de la República, y solo por eso se refiere a sus “exabruptos”.

Lasso ha denunciado que el complot contra él existe desde el 24 de mayo de 2021 por parte de Correa y Nebot por no haber aceptado un pacto político.

En octubre de 2021, Correa y Nebot fueron también señalados por Lasso de formar parte del “triunvirato de la conspiración, donde incluía a Leonidas Iza, presidente la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Los tres líderes políticos usaron sus redes sociales para responder a Lasso.

“Su posición no es digna de un jefe de Estado, cuando llegó a la Presidencia yo era una especie de héroe, ahora me llama conspirador”, le dijo en esa ocasión Nebot.

Por su parte, Iza cuestionó que Lasso desvíe la atención de la investigación de los Pandora Papers, que en ese momento lideraba la opinión pública, y que pretenda gobernar desde la especulación.

Para Moreno, el recurrir a este tipo de discursos lo único que termina por hacer es profundizar la desconfianza y rechazo que existe de parte de los ciudadanos a la política y a los políticos.

“Esto termina siendo materia prima para un que se vayan todos, las circunstancias que vive el país amerita un gran acuerdo nacional, que lamentablemente la clase política y los políticos no están buscando”, opina.

Loor dice que es necesario que el presidente modifique el discurso y enfocarse más en las estrategias y los aliados que está buscando, de la mano de una explicación clara de lo que ha sucedido con el narcotráfico y los carteles de la droga en el país y explicar en qué gobiernos esto sucedió. (I)