Los proyectos de inversión pública Mi Primer Empleo y Empleo Joven, que iniciaron en el Gobierno anterior y que asumió el presidente Guillermo Lasso, llegarán a su fin.

Estarán vigentes hasta el 31 de diciembre de 2021 por falta de presupuesto debido a la pandemia de COVID-19, según el Ministerio del Trabajo, entidad que resaltó la elaboración de una nueva propuesta para este sector.

“Indudablemente la pandemia causada por el COVID-19 afectó considerablemente la ejecución de los proyectos y el cumplimiento de los objetivos planteados en los mismos, debido al distanciamiento social y restricciones dispuestas por el COE nacional que impidieron su ejecución, asimismo, el presupuesto general del Estado fue priorizado para cubrir rubros que aporten a la emergencia sanitaria”, argumentó el Ministerio del Trabajo.

Esta cartera de Estado mencionó que ambos proyectos han iniciado su proceso de baja y que durará varios meses porque necesitan cubrir obligaciones económicas y legales adquiridas en el periodo 2018-2021.

Publicidad

Entre 31 y 37 horas trabaja el ecuatoriano a la semana; la disminución sería por reducción de jornada y tipo de trabajo, dicen expertos

Mi Primer Empleo nació con un enfoque de vinculación de jóvenes en prácticas preprofesionales. El sueldo es el tercio de un salario básico unificado con un horario de lunes a viernes por cuatro hasta un máximo de seis horas diarias y una duración de máximo seis meses, según el Acuerdo Ministerial 109.

En este plan se ha contratado a 1.000 jóvenes bajo relación de dependencia, de los cuales 483 mantienen sus puestos de trabajo.

En tanto que el Empleo Joven está dirigido a personas entre 18 y 26 años con la finalidad de vincularlos laboralmente. Ellos debían crear un usuario en la red Socio Empleo para formar parte de la base de datos de aplicantes.

MesEmpleo adecuadoSubempleoDesempleo <b>(Cifras INEC)</b>
Junio - 202131,3 %23,0 %5,1 %
Julio - 202131,8 %24,6 %5,2 %

Lograron laborar 6.360 jóvenes desde el 2018 hasta el 2020. De estos, 1.836 están activos.

Publicidad

Con ambos proyectos se contemplaba un incentivo a las empresas privadas a través de la suscripción de convenios. Consistía en que el Estado reembolse el 50 % del tercio del salario básico unificado (SBU) y el 50 % del aporte al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) cuando el joven culmine las pasantías. Este incentivo ya no se encuentra vigente.

Con Mi Primer Empleo se suscribieron 499 convenios de cooperación hasta el 31 de diciembre de 2019. Y con Empleo Joven fueron 1.844 convenios, de los cuales 636 no han colocado jóvenes.

“La vinculación actual se realiza al sector público bajo la figura de prácticas preprofesionales sin erogación de recursos”, dice el Ministerio del Trabajo.

La cartera de Estado afirma que se está preparando una propuesta que facilite e incentive la inserción laboral de jóvenes entre 18 y 29 años.

Publicidad

Se trata de una propuesta con un esquema de incentivos “no económicos” orientados al sector empresarial. Además de un componente estratégico que permita el fortalecimiento de capacidades, destrezas y habilidades laborales de los jóvenes, “asegurando las condiciones mínimas de empleabilidad”.

El Gobierno viene trabajando en el nuevo proyecto denominado Ley de Oportunidades Laborales, para promover empleo entre quienes no lo tienen. E incluso el presidente Guillermo Lasso habló de la existencia de dos códigos laborales, el ya vigente para quienes mantienen su empleo y uno nuevo aplicable para los desempleados.

Posibilidad de dos códigos laborales en Ecuador, propuesta de Guillermo Lasso, genera criterios legales divididos

Con el primer código se regiría Génesis Guevara, de 22 años, quien consiguió empleo tras culminar sus pasantías en una camaronera. Fue contratada en enero pasado como asistente de Planificación de la Producción.

Ella no estuvo en los programas públicos. Postuló en una publicación de la empresa en LinkedIn.

Publicidad

El mismo procedimiento hizo Andrés Vigo, también de 22 años, en la misma red social con otra compañía. Realizó sus pasantías hasta julio pasado en diseño gráfico con la esperanza de ser contratado, pero nunca se dio. En aquella empresa hubo recorte de personal.

“Lo más fácil es sacar a los pasantes”, dice y agrega que desde entonces ha mandado currículums, pero se decepciona cuando le exigen años de experiencia.

Andrés aspira a que en el nuevo proyecto de Ley que trabaja el Gobierno se observen estas particularidades.

Más de 110.000 personas pasaron al subempleo en Ecuador, según cifras del INEC

La experta laboral Vannessa Velásquez añade que la poca variabilidad de los horarios conlleva a que los jóvenes no sean contratados.

Considera necesario que la nueva alternativa del Gobierno contemple todo lo relacionado con el trabajo juvenil, como sueldos, horarios, e incluso beneficios al empleador, como extensiones tributarias.

“Para que quede todo en una sola norma, unificado de cómo se va a actuar en el empleo juvenil”, dice.

Velásquez, además, menciona que con la finalización de los proyectos Mi Primer Empleo y Empleo Joven irían de la mano con la derogación de acuerdos ministeriales como el 158 del 2016 sobre el trabajo juvenil y el 223 del 2020 de contratación para el acceso de jóvenes. (I)