Independientemente de que el Gobierno Federal de Bélgica haya otorgado un asilo político al exmandatario Rafael Correa, el presidente de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), Iván Saquicela, asegura que continuará cumpliendo su deber de seguir tramitando la extradición de quien ha sido condenado en tres instancias distintas como actor mediato del delito de cohecho, dentro del caso Sobornos.

Saquicela aseguró la tarde de este viernes que no conoce formalmente del asilo concedido y del que hablan integrantes del correísmo, pero aclara que lo que respecta en la parte jurídica él seguirá cumpliendo con el país para que no quede impune un delito corrupción en el que la justicia del Ecuador dictó una condena que está en firme y en proceso de ejecución. Ya la parte diplomática no le corresponde, afirmó.

Corte Nacional inicia el trámite de extradición contra Rafael Correa como parte de la sentencia en firme del caso Sobornos

Integrantes del correísmo, la mañana de este viernes, luego de conocer que el jueves pasado Saquicela formalmente inició el tramite para extraditar a Correa, dieron a conocer un comunicado de la oficina de prensa del despacho de los abogados belgas Ius Cogens en el que se refería a que el pasado 19 de abril el Gobierno Federal de Bélgica concedió asilo político a Rafael Correa. Para ese estudio jurídico ese hecho reconocía “la persecución política” en contra del exmandatario ecuatoriano.

“Leo una serie de comentarios incluso en contra de mi persona, de mi integridad, de mi honestidad, sin embargo de todo eso, una vez más cumplo con el país, con un país que está indignado con la corrupción, con un país que no quieren impunidad, con un país que no puede tolerar que actos de corrupción que ha sido motivo de investigación de periodistas, del trabajo la Fiscalía, de la condena de jueces, no es posible que esos actos de corrupción (...), que se traducen al delito de cohecho, se pretenda hacer aparecer como algo político o de persecución”, señaló en rueda de prensa Saquicela.

Publicidad

El presidente de la CNJ reconoce que si es que da un asilo político otro Estado o sobre el trabajo diplomático que la Cancillería ecuatoriana debe hacer en estos casos, todo eso escapa a las funciones del presidente del CNJ y de la justicia del Ecuador. Saquicela insiste en que como presidente de la Corte es la persona que tiene la competencia para solicitar la extracción y su trabajo se limita a un aspecto eminentemente técnico y jurídico.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores se informó que hasta el momento no ha recibido ningún requerimiento oficial de la CNJ pidiendo en extradición a Rafael Correa. Además, indicó que en relación el “supuesto asilo” que habría concedido el Gobierno del Reino de Bélgica al expresidente Correa, la Cancillería de Ecuador no ha conocido nada de fuente oficial.

“Yo cumplo mi deber hasta hacer el requerimiento de la extradición, debidamente fundamentado el pedido. (...) Si es que hay la concesión de un asilo político, será la diplomacia del Ecuador la que primero sabrá informar al país y sabrá decir, en la esfera de sus competencias, cuál es la posición de la diplomacia del Ecuador frente a Bélgica y a la comunidad internacional. ¿Cuál es la posición? La posición que es un perseguido político o la posición es tomar las sentencias de la CNJ en donde determina con prueba sustentada que presentó la Fiscalía y las sentencias donde constan las pruebas, los fundamentos y argumentos jurídicos de que se trata de un delito de cohecho”, apuntó.

Rafael Correa, usando la red social Twitter, calificó a Iván Saquicela como un “sinvergüenza que no se cansa de hacer el ridículo” y agregó: “Recuerden que él fue uno de los jueces del “influjo psíquico”, que me impidió ser candidato e hizo a Laso presidente. Por eso le regalaron la presidencia de la Corte”.

Publicidad

Iván Saquicela puntualizó que en este caso no se tratan de aspectos políticos, de un asunto de conciencia, de libertad de pensamiento o expresión, ni de aspectos ideológico-políticos, se trata, aseguró, de un delito de corrupción, que es perseguido a nivel internacional y hay compromisos a nivel de la comunidad internacional de perseguir la corrupción.

Asilo político al expresidente Rafael Correa entorpecería proceso de extradición desde Bélgica planteado por la Corte Nacional de Justicia

Advirtiendo que no es un actor político, ni que su afán sea polemizar, el presidente Saquicela, quien dice que ha sufrido amenazas, vejámenes e injuriosas, aprovechó para aclarar que la sentencia no dice que se condena a Rafael Correa por influjo psíquico, sino que dice que se le condena por cohecho y por ser autor mediato.

El presidente de la Corte además se declaró estar sorprendido del supuesto asilo otorgado a Rafael Correa, principalmente porque el Estado ecuatoriano no fue notificado de que existía el proceso en marcha, inclusive tomando en cuenta que existe un agente diplomático en Bélgica, el cual debía ser notificado para que por la vía jurídica informe al país y este a su vez resuelva lo que en la vía diplomática corresponda. (I)