CUENCA

Molleturo es una parroquia rural de Cuenca ubicada en la zona limítrofe con Guayas. Una gran parte del territorio está en Azuay, pero existe una franja que acoge a 23 comunidades cuyos habitantes viven en incertidumbre porque no saben a cuál de las dos provincias pertenecen. Los pobladores impulsan una consulta popular para definir el tema de una vez por todas, porque consideran ilegal el acuerdo firmado en 2015 entre los prefectos de la época.

En marzo del 2015, los entonces prefectos de Azuay y Guayas, Paúl Carrasco y Jimmy Jairala, respectivamente, decidieron poner fin a esta disputa y firmaron un acuerdo en el cual se definió la ubicación geográfica de cada localidad. Aunque fue una salida determinada en la Ley para la Fijación de Límites, los pobladores afirman que nunca se les consultó y por eso demandaron su inconstitucionalidad en febrero pasado. Por ahora, el trámite reposa en la Corte Constitucional.

Para que la demanda tome más fuerza, se conformó una Comisión Territorial de Límites conformada por moradores de Molleturo y apoyada por la Prefectura del Azuay. La prefecta Cecilia Méndez explicó que tras la resolución del 2015 “se entregaron al Guayas” 608,9 kilómetros cuadrados de área.

Publicidad

Pero al investigar más a fondo en los archivos institucionales —afirmó— se encontraron documentos que demuestran la ilegalidad de la decisión. Entre ellos, que la Cámara Provincial de esos años, si bien aprobó el acuerdo, en sus actas dejó constancia de que no conoció el contenido.

Pero también aseguró que hallaron inconsistencias en las fechas: “Se firmó el 5 de marzo; no obstante, todo se decidió el 29 de enero (dos meses antes), y recién después de firmar fueron a medir el terreno. Hubo un engaño a todo el Consejo Provincial”, indicó Méndez.

Quienes habitan en esta zona de Molleturo señalaron que no la pasan muy bien, porque ni siquiera pueden cumplir con actos tan básicos y cotidianos como pagar sus impuestos catastrales.

Sandoval Gutama, integrante de la Comisión Territorial de Límites, explicó que con estos conflictos los que padecen son los habitantes de comunidades ubicadas en el norte, desde Tamarindo hasta La Suya, y en el sur, entre Camacho y La Iberia.

Publicidad

Ellos también apoyan la iniciativa de realizar una consulta popular con el anhelo “de que el pueblo soberano sea quien defina el lugar al que consideren”.

Pero más allá de no poder cumplir obligaciones tributarias o legales, lo que más preocupa a Gutama y a las demás autoridades es que esto genera una falta de identidad, particularmente en los más jóvenes, quienes no entienden mucho por qué viven en dos provincias al mismo tiempo.

La actual prefecta del Azuay aseveró que un tema tan importante pasó por una intención político-electoral de Carrasco y Jairala. El primero se postuló a la Alcaldía de Cuenca y a la Presidencia de la República; el segundo se postuló para la Alcaldía de Guayaquil, y no ha descartado volverlo a intentar.

Uno de los poblados que viven en esa indefinición es Abdón Calderón; ahí su gente vive en dos provincias a la vez, lo que les dificulta cumplir temas básicos como el pago de impuestos. Foto: Archivo Johnny Guambaña

Sobre la posibilidad de incluir esta consulta popular en las próximas votaciones, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Diana Atamaint, dijo en su última visita a Cuenca que toda iniciativa debe cumplir requisitos, y por ahora no podrían decir si coincide o no con esa fecha, pues “todo depende de cuándo lo presenten y en los tiempos que vayan cumpliendo los requisitos”.

Y en vista de que la Corte Constitucional no resuelve aún el pedido presentado en febrero de este año, tanto las autoridades como los molleturenses anuncian marchas y medidas de presión. La primera será el 16 de mayo en Cuenca, y de ahí la repetirán en Quito. (I)