Una fotografía en la que aparece la parlamentaria andina Cristina Reyes junto con Nicolás Lapentti Carrión, precandidato a la Prefectura del Guayas, en un centro comercial de Samborondón se viralizó en redes sociales en las últimas horas. Colaboradores de Reyes confirmaron a este Diario que ella está afinando detalles para concretar su participación en las seccionales de 2023 con el movimiento Pueblo Igualdad y Democracia (PID), lista 4, que auspicia a Lapentti.

Reyes se distanció hace unos meses del Partido Social Cristiano por presuntas discrepancias con militantes y solicitó su desafiliación en el Consejo Nacional Electoral (CNE) el 20 de junio. Un día después le fue otorgado un certificado de ya no ser afiliada, adherente o adherente permanente a ninguna organización política.

No obstante, para que Reyes pueda terciar en las urnas en las próximas elecciones, el reglamento para la inscripción y calificación de candidaturas de elección popular vigente establece, en su artículo 5 literal m, que debe haberse desafiliado con 90 días de anticipación a la fecha de cierre de inscripción de candidaturas. Este plazo se cumple el 19 de septiembre, por lo que tendría solo un día para hacerlo. Las inscripciones formales en el CNE comienzan el 22 de agosto y terminan el 20 de septiembre.

Publicidad

Sin embargo, la norma, en el mismo artículo en el literal p, dicta que no podrán inscribirse quienes no hayan sido electos a través de procesos electorales internos, para los que finalizó el plazo el 5 de agosto y Reyes no participó en ninguno. Sus asesores confirmaron que tomó esta decisión no por falta de propuestas sino para evitar impugnaciones por participar en política antes de que se cumplan los 90 días de su salida del PSC.

Ante estas inhabilidades establecidas en la norma surge la duda respecto a cómo lograría inscribirse. Según sus colaboradores, la oportunidad que le queda a Reyes es recurrir a la negativa de inscripción de alguno de los precandidatos definidos en las primarias.

Estos son los requisitos y las inhabilidades para candidatos a los comicios seccionales de 2023

El artículo 14 refiere que ”si uno o varios candidatos o candidatas no cumplen con los requisitos o se encuentran incursos en alguna inhabilidad, la organización política los podrá remplazar dentro del plazo de dos días posteriores a la notificación, en cuyo caso no será necesario volver a hacer un proceso de democracia interna, pudiendo el representante legal o procurador común designar los remplazos de los candidatos que fueron rechazados... las nuevas candidatas y candidatos tengan inhabilidad comprobada, se rechazará la lista completa sin posibilidad de volverla a presentar”.

El PID, lista 4, realizó la inscripción de una precandidata a la Alcaldía de Guayaquil: Jéssica Beatriz Delgado Saldarriaga, a quien Reyes podría remplazar.

Publicidad

Esta candidatura no constaba inicialmente en los datos de la Delegación Electoral del Guayas, pero la lista ya fue actualizada en un último corte de la información de este martes 9 de agosto.

Durante las elecciones primarias del movimiento, realizadas en Guayaquil el 4 de agosto, Delgado participó en la mesa electoral y fue presentada como secretaria ad hoc del PID. En esa misma jornada, directivos del partido manifestaron a este Diario que no tendrían ningún candidato para la Alcaldía de Guayaquil.

El movimiento Pueblo Unidad y Democracia (PID), lista 4, realizó la inscripción de una candidata a la Alcaldía de Guayaquil, Jéssica Beatriz Delgado Saldarriaga.

Nicanor Moscoso, expresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), explica que esta aparente estrategia no es algo nuevo en la política ecuatoriana y que se debe recordar que las elecciones primarias son abiertas.

“El directorio de la organización política se guarda el derecho de remplazar a cualquiera de los candidatos que pudieran renunciar o ser inhabilitados, incluso cuando ya se presentan si alguno es rechazado, el partido sin hacer primarias puede designar uno nuevo”, dice.

Publicidad

Moscoso pone de ejemplo en las elecciones generales del año pasado cuando se remplazó al expresidente Rafael Correa por Carlos Rabascall para formar binomio con Andrés Arauz para la Presidencia del Ecuador. Correa fue inhabilitado debido a que pesa sobre él una sentencia por cohecho y porque no acudió presencialmente a registrarse por residir en Bélgica.

Otro caso de remplazo de candidatos fue el que hizo el partido Avanza, lista 8, en esas mismas elecciones, pero por motivo de muerte. Eduardo Mendoza remplazó en la papeleta a su tío Patricio el Cholo Mendoza, quien fue asesinado a tiros en Quevedo.

Medardo Oleas, analista político y expresidente del TSE, dice que la estrategia de remplazar candidatos como ocurriría en la lista 4 demuestra que las organizaciones políticas tienen pleno conocimiento de la norma electoral “para manipularla, pero sin incurrir en ninguna ilegalidad”.

“Estamos viviendo una etapa muy crítica del sistema democrático. Ya hemos visto que la mayoría de precandidatos ninguno tenía partido y como estos tienen la obligación de participar para no ser borrados de los registros... estas prácticas se vuelven normales ante una autoridad electoral incompetente”, subraya.

Publicidad

Jéssica Delgado (d) participó en la mesa electoral de elecciones primarias del movimiento, realizadas en Guayaquil el 4 de agosto, fue presentada como secretaria ad hoc del PID. Foto: El Universo

Para Oleas, los procesos democráticos internos no se realizan correctamente, pues dice que “no ha habido uno solo donde los afiliados o adherentes permanentes participen” y todos se han realizado a través de delegados. Además, dice que es necesario hacer reformas para que los procesos internos sean con votaciones directas.

Esteban Ron, analista político, coincide en que más allá de que la norma permita estos cambios, existe un problema de falta de fortalecimiento de los cuadros internos de las organizaciones políticas para tener una adecuada sucesión.

Una segunda variable a considerar para estas prácticas dice que es el populismo electoral, que se produce en políticos que ya han ejercido cargos públicos y al no tener una posibilidad en su partido original, hacen que terminen en casos de transfuguismo político, conocidos comúnmente como ‘‘camisetazos”.

Ron agrega que una tercera variable es la falta de control de la autoridad electoral en los procesos de democracia interna, lo que deriva en que precandidatos sin primarias reales puedan ser completamente impugnables.

En tanto, en el caso de Cristina Reyes, Moscoso dice que es probable que la lista 4 haya planeado esta estrategia debido a que Reyes cuenta con un buen lugar en las encuestas ante el deterioro que, según él, ha tenido la gestión de la actual alcaldesa Cynthia Viteri y que puede afectar su reelección, y que lo mismo ocurre en el caso de la Prefectura con Susana González y Nicolás Lapentti, por que el PID estaría apostando por estas figuras con peso político y relación con la tendencia socialcristiana.

“En política toda estrategia es válida hasta el último momento, pero también ya veremos en un futuro si el CNE está manejado por fuerzas políticas y termina por descalificar a candidatos, estas prácticas no solo son aquí, lo hemos visto en muchos otros países”, apunta. (I)