Las próximas elecciones seccionales podrían quedar para febrero del 2023. De ser así, el Consejo Nacional Electoral (CNE) declararía el inicio del llamado periodo electoral en el mes próximo; es decir, un año antes de que se efectúen, según determina el Código de la Democracia. Y aunque no existe un calendario electoral definido, esta norma establece que el cierre de la inscripción de organizaciones políticas debe realizarse 90 días antes de la convocatoria a elecciones, que tentativamente será para finales del mes de junio, señala el vicepresidente del CNE, Enrique Pita.

Es decir, los movimientos u organizaciones sociales que buscan ser partidos o movimientos políticos están ya en cuenta regresiva.

Uno de ellos es Somos Agua, que lidera el excandidato presidencial Yaku Pérez, quien se separó de Pachakutik después de las generales.

El movimiento, que se autodefine como ecofeminista, inició en agosto pasado el proceso de inscripción y para noviembre se le negó la clave de acceso que lleva a la impresión de formularios de recolección de rúbricas para constituirse.

Publicidad

Las precandidaturas para la alcaldía de Quito se alistan buscando perfiles de ‘honestidad’

De acuerdo con el CNE, Somos Agua tuvo varias inconsistencias como poseer una gama de colores que se asemejan a los de la bandera de Ecuador.

Pérez indica que los errores ya se subsanaron. “Nosotros tendríamos que iniciar con la recolección de firmas de manera inmediata cuando nos entreguen las claves. Sí nos importan las fechas mucho, para poder participar en las elecciones del 2023″, señala el activista.

El pasado 19 de agosto, Yaku Pérez ingresó el acta fundacional, principios ideológicos, entre otros documentos, para iniciar el trámite de inscripción del movimiento Somos Agua. Foto: Cortesía Yaku Pérez.

En caso de que Somos Agua no logre entrar al Registro Nacional de Organizaciones Políticas, Pérez asegura que la alternativa es realizar alianzas.

El plan B o C es que tendríamos que hacer alianzas, así no estemos en la papeleta con el número y nombre. Varios movimientos y partidos políticos ya nos han solicitado. Nos hemos reunido con algunos que tienen el vivo interés”, comenta Pérez.

Publicidad

Somos Agua tiene una estructura armada en las 24 provincias del país con representantes en Europa y Estados Unidos.

Yaku Pérez: En Cuenca quieren que sea candidato a la Alcaldía, pero otros me piden que nos reservemos para las presidenciales del 2025

Alfaro Vive Carajo (AVC) es otra de las organizaciones sociales que busca ser partido. El dirigente nacional, Edgar Frías, afirma que el procedimiento está “estancado”.

Hace varios meses hicieron la solicitud de inscripción, presentaron la documentación correspondiente y no tienen una respuesta de la entrega de claves.

“Nos dijeron que estaban cambiando de personal, reestructurando sus mandos medios”, dice Frías.

Publicidad

AVC pretende ser un partido de carácter nacional bajo la ideología progresista alfarista revolucionaria, “que busca transformar la sociedad en lo económico, político, social y moral”. Algunos de sus integrantes pertenecieron al extinto grupo guerrillero del mismo nombre que actuó a inicios de los ochenta.

Tiene estructura en doce provincias con apoyo de movimientos indígenas, ecologistas y otros. Frías dice estar consciente de que quizás el tiempo no les alcanzará para las seccionales, pero asegura que ya se están preparando para las presidenciales del 2025.

En tanto que Richard Intriago, fundador del Partido del Pueblo que agrupa a 1.500 organizaciones sociales, señala que ahora están en la fase de recolección de firmas.

Este procedimiento empezó en noviembre del 2020 con la entrega de las claves de acceso para la impresión de formularios. “El objetivo es culminar el proceso en dos meses. Ya nos falta poco”, asevera Intriago, quien menciona que esta organización se constituyó a raíz de la pandemia.

Publicidad

Afirma que cuentan con el apoyo de grupos campesinos, afroecuatorianos, indígenas, montuvios y otros.

Según el CNE, al momento hay 111 organizaciones en proceso de inscripción con ámbito de acción provincial, nacional y cantonal, que son las que mayor participación tendrán en los comicios de alcaldes, prefectos y juntas parroquiales; de ellas, tres están en proceso de verificación de firmas; ocho con formularios entregados y 17 con solicitud de clave y en proceso de subsanación.

Pita indica que los procesos de inscripción dependen de la agilidad de la organización en presentar la documentación.

“Nosotros ya estamos trabajando en el calendario electoral. Ya lo estamos revisando. La organización debe presentar en la función electoral la solicitud pertinente para los requisitos como son declaraciones de principios, ámbito de gestión, directivas (…) Presentan ante nosotros y verificamos si son los ciudadanos que han firmado. Todo eso es un requerimiento que puede ser muy lento, dependiendo de la fortaleza de la organización política”, explica.

Según el Código de la Democracia, para que un partido adquiera su personería jurídica debe contar con fichas de afiliados correspondiente al 1,5 % del registro electoral utilizado en la última elección pluripersonal de carácter nacional. Esto es, 196.481 rúbricas, tomando en cuenta el padrón usado en los comicios del 2021.

Carlos Rabascall plantea crear un frente progresista; ha conversado con Rafael Correa y coinciden en la causa

En tanto, hay organizaciones que quieren volver a la contienda política como el Partido Blanco Ecuatoriano, aunque no necesariamente en el 2023. La agrupación participó en los comicios del 2004 y 2009. Luego perdieron su personería jurídica por un “error estratégico”, dice su secretario nacional, George Hidalgo.

Hidalgo expresa que desde el 2020 vienen realizando reuniones interiormente para armar una estructura. Al momento tienen conformada un base de 300 personas en 18 provincias y su postura ideológica es de centro.

El procedimiento de registro en el CNE se inició el pasado 16 de diciembre con la entrega de documentación para que se le otorguen los formularios y comenzar con la recolección de firmas.

Hidalgo cree que no alcanzarán a participar para las próximas elecciones, aunque afirma que tienen como meta recoger mil rúbricas diarias. Y asegura que los verán para el 2025. (I)