Las primeras reacciones de los legisladores que representan a las cinco organizaciones políticas que alcanzaron representación ante la nueva Asamblea Nacional muestran apertura a un diálogo y acercamiento con el nuevo presidente de la República, Guillermo Lasso, quien asumirá el poder el 24 de mayo próximo.

Las cinco fuerzas políticas: Alianza UNES; Pachakutik; Izquierda Democrática; Partido Social Cristiano; y, el movimiento CREO, están obligadas a establecer alianzas al interior de la Asamblea Nacional, pues ninguna posee los 70 votos que se necesitan para una mayoría absoluta y prescindir de acuerdos con otras tiendas partidistas.

La asambleísta nacional Wilma Andrade (ID), manifestó que mantendrán una independencia crítica, pero que darán gobernabilidad y que eso se construirá en la medida de una agenda legislativa que tiene que unirse a la propuesta del modelo de desarrollo que plantee el gobierno.

Los bloques Izquierda Democrática y Pachakutik preparan alianza para el nuevo periodo legislativo

Frente al momento crítico en que se encuentra el Ecuador es obvio que necesitará pasar por la Asamblea Nacional varias normativas que tienen que ser aprobadas, y para ello, se tiene que llegar a mínimos consensos y acuerdos, sin chantajes ni compras de conciencias, añadió.

Publicidad

Indicó que el país está polarizado por más del triunfo presidencial de Guillermo Lasso, sin duda hay una división y la Asamblea Nacional tampoco puede tener un radicalismo y se tiene que buscar la gobernabilidad y eso pasa por mínimos consensos al interior de la legislatura con todas las fuerzas políticas.

Desde la alianza UNES, Pabel Muñoz, señaló que su grupo político está claro en que respaldará desde la Asamblea Nacional las iniciativas que le permitan al país superar la multiplicidad de crisis que tiene; pero también se opondrá a cualquier propuestas que sea contrataría a los intereses de las mayorías como privatizaciones, despidos, flexibilidad y precarización laboral.

Invitó a los sectores que dijo han hecho de la desintitucionalización y de la persecución una forma de práctica política, eso tiene que acabar como la utilización de la justicia con fines políticos; tiene que acabar la lógica que la justicia es un ajuste de cuentas.

Darwin Pereira, legislador electo del movimiento Pachakutik, indicó que no tendrán ningún problema en conversar el nuevo presidente de la República, pero debe entender que entra al poder con un 17% de voto nulo, cuyo mensaje es que no está de acuerdo con el nuevo mandatario.

Dijo que espera que el nuevo gobierno tenga la capacidad de sentarse a dialogar con los integrantes de la nueva Asamblea, pues hay una agenda legislativa en formación y es la hora de que el Presidente de la República sume acciones y escuche a otros sectores.

La postura de Pachakutik será respaldar todo proyecto que convenga al país, por eso no vemos con malos ojos de que podamos reunirnos con el nuevo gobierno a fin de que sepa que habrá un bloque que analizará cada proyecto que remita el Ejecutivo.

El asambleísta de CREO, Diego Ordóñez, anunció toda apertura al diálogo con otras fuerzas políticas, que tras el triunfo electoral el siguiente paso será estructurar alianzas y definir el trabajo que se llevará adelante en la Asamblea Nacional.

Se realizará todo esfuerzo para comprometer apoyos legislativos, pues habrá la mejor predisposición para hablar y conversar en un ambiente de buena fe, es un reto y compromiso para quienes tienen decisión de hablar y buscar acuerdos.

Recalcó que en el nuevo presidente de la República, Guillermo Lasso, existe la predisposición para el diálogo y la conciliación, y eso lo ha demostrado en la campaña en la segunda vuelta. (I)