NOTICIAS

Publicidad

‘Nos hemos puesto la camiseta de El Comercio, pero nos deben tres meses de sueldos y así es complejo seguir’, dice Paúl Jaramillo, representante de los trabajadores del diario

Empleados afirman que los ingresos que tiene el rotativo son utilizados para cancelar otros egresos y no para pagar nómina.

En redes sociales los trabajadores de diario El Comercio también han protestado por la falta de pago de sus sueldos. Foto: Cortesía

Publicidad

Durante los últimos dos años los trabajadores de diario El Comercio “se han puesto la camiseta” para ayudar al medio de comunicación durante un grave crisis económica que lo aqueja. Soportaron que se les pagara por partes sus salarios, dejaron de percibir horas extras, pese a que sus jornadas laborales se extendían más de ocho horas, e incluso pagaban, en el caso de los periodistas, insumos como internet y planes celulares para seguir publicando contenidos.

Sin embargo, estar tres meses sin sueldo y sin ninguna confirmación por parte de los directivos del rotativo de una fecha tentativa de pago llevó a 135 empleados, de los cerca de 260 que tiene la empresa, a protestar de forma pública y acudir a la Defensoría del Pueblo para buscar ayuda y exigir que se les cancele lo que por ley les corresponde. Paúl Jaramillo es representante de los empleados que han elevado su voz. Afirma que por el cariño que le tienen al periódico quiteño no han parado de trabajar, pero que por la falta de dinero la situación se ha vuelto insostenible.

¿Por qué han decidido ahora presionar públicamente por el pago de sus sueldos?

Publicidad

La situación de los trabajadores de El Comercio es muy dura. Vamos ya tres meses que no nos pagan. Lo que nosotros exigimos es el pago de nuestros salarios. Esto no es la primera vez que pasa, ya que llevamos dos años con estos problemas de sueldos impagos.

Hubo momentos cuando nos pagaron un mes, dos meses, querían igualarse y luego nos pagaban por porcentajes, es decir, el 30 % de un mes, el 50 % de otro mes. Esto, a nuestro parecer, ha sido una falta de respeto porque nosotros trabajamos más de ocho horas.

Organismos piden al Gobierno que exija a la actual administración de diario El Comercio que cumpla compromisos laborales y así evitar su posible cierre

Para continuar laborando nosotros hemos pagado internet con nuestros propios recursos. Nos han obligado a sobreendeudarnos para pagar nuestros servicios básicos porque muchos de los trabajadores seguimos en teletrabajo. Lo que básicamente pedimos es que se deje de atentar contra nuestros derechos, tener nuestro salario digno y puntual.

Publicidad

¿Han tenido acercamientos recientes con los directivos del diario para saber cuál es la razón para no pagar puntualmente?

Hemos tenido acercamientos con la gerenta general, que es la que da la cara por todo el grupo directivo. Con Ramiro Rivera, presidente del directorio, nos reunimos como hace dos semanas y nos dijo que existe una crisis profunda en El Comercio y lo único que están haciendo es mover cielo y tierra para generar ingresos porque tienen mayores egresos.

Publicidad

Sin embargo, nunca nos dan una respuesta de cuándo nos van a pagar y cuál será el rumbo de El Comercio en el futuro. Trabajar con esta incertidumbre no es fácil. Nosotros no podemos planificar nuestras finanzas personales, familiares y estar con la incertidumbre de sobreendeudamiento, sacar un crédito.

Le hemos dicho a los directos que nosotros no hemos parado y continuamos trabajando con la consigna de poner el hombro. Así hemos pasado dos años de ponernos la camiseta, de sacar adelante a El Comercio, nos hemos puesto el papel de ellos, hemos entendido la situación de la pandemia, pero no hay reconocimiento por parte de los directivos hacia los trabajadores.

Paúl Jaramillo es el representante de los trabajadores de El Comercio que exigen el pago de sus salarios. Foto: Cortesía

¿Pero en las reuniones con directivos no les informaron qué se está haciendo para gestionar recursos para los sueldos?

Cada vez que nos reunimos nos dicen que no saben cuándo habrá dinero. Que ellos no tienen la decisión para distribuir el dinero como ellos convengan porque todas las decisiones se realizan en el exterior, de los dueños de El Comercio (Ángel González, apodado el Fantasma).

Publicidad

Los hermanos Alvarado ofrecieron facilidades a Ángel González ‘el Fantasma’ para adquirir El Comercio, según investigación de Fundamedios

¿Creen que la adquisición de El Comercio por parte de Ángel González afectó las finanzas del rotativo?

Interiormente no sabemos. No es que se refleje eso porque a nosotros (trabajadores) jamás nos han tomado en cuenta para las decisiones netamente corporativas. La crisis se ahondó por la pandemia y el cambio del modelo de negocio. Por eso es que queremos que los directivos hablen y den su punto de vista.

Como trabajadores ustedes han de conocer los flujos económicos que tiene el periódico. ¿El Comercio tiene ingresos por concepto de publicidad?

Según la información que nosotros sabemos, es que sí está generando ingresos la publicidad en la web, en las redes sociales, en el impreso. ¿Qué pasa? No están dando prioridad al pago de nómina, sino a deudas con acreedores de administraciones desde 2018. También están dando prioridad a la adquisición de insumos para que se mantenga el papel.

Hace poco compraron 56 toneladas de papel porque solo había para imprimir hasta finales de noviembre. Cada tonelada está cercana a los $ 1.200. Se están destinando los ingresos a otras prioridades y no a la fuerza productiva.

Pese a la compra de insumos, las ediciones físicas de El Comercio del 3, 4 y 5 de diciembre no han salido. Esto ha dado paso al rumor de un posible cierre del periódico. ¿Se les ha comunicado algo sobre este tema?

Hay el rumor, pero a nosotros no nos han dicho nada oficialmente. Siempre hemos conversado de este tema cuando nos han recibido los directivos y nunca nos han dicho que se habla de quiebra o cierre.

Que no hayan circulado estas ediciones fue un golpe muy duro para quienes trabajamos en El Comercio porque en más de cien años de vida es la primera vez que pasa esta situación, pero esto refleja la crisis que estamos viviendo en Grupo El Comercio. Esto ha sido una decisión muy administrativa y no está nada claro por qué se dio.

Nos da mucha pena lo que está pasando con la empresa, nuestra intención no es verla mal. Ha sido nuestra casa editorial, hay gente que tiene toda una vida trabajando. Nuestra idea es también ayudar a El Comercio, ver alguna salida, que los directivos se sienten a conversar con nosotros, que nos hagan parte de lo que está pasando.

Nueva investigación revela poder mediático de "El Fantasma" González en Ecuador

Y quiero que quede claro que lo que pase de aquí en adelante con El Comercio no es culpa de las acciones que estamos tomando como empleados, sino culpa de los directivos y las administraciones que vienen desde 2018, deudas, procesos judiciales.

¿Qué les dice el Ministerio del Trabajo?

Según la ley, nosotros podemos presentar una queja por sueldos incumplidos, pero más allá de que ellos les multen y hacer un exhorto al empleador no pueden hacer nada más. No pueden exigirle al empleador. Hace dos meses que pusimos la denuncia nos informó que el diario ya tenía acumuladas multas por cerca de $ 20.000.

Ustedes han acudido a la Defensoría del Pueblo, ¿qué esperan de este ente?

Nuestro objetivo es acudir a los entes de control y garantía de derechos humanos para que nos acompañen con un exhorto hacia los directivos de El Comercio para que se deje de vulnerar nuestros derechos. Este semana también vamos a solicitar una acción de protección y queremos que la Defensoría nos acompañe en este proceso judicial.

¿Tienen temor de que se tomen represalias contra ustedes, ya que decidieron protestar de forma pública y entablar procesos legales?

El temor siempre ha estado en todos estos dos años que nos hemos puesto la camiseta. Tenemos el temor de que tomen represalias o despidos, pero ya no tenemos nada que perder porque nos deben tres meses de sueldos, es como estar desempleados. La acción de protección que buscamos es para que se nos garantice la estabilidad laboral y que no haya represalias porque lo que pedimos es algo justo.

¿El periódico se volverá a imprimir? ¿La página web seguirá al aire?

No sabemos cómo estará el periódico en un futuro y cómo están planificando los directivos las decisiones administrativas. Nosotros vamos a continuar laborando hasta donde podamos y hasta donde los recursos nos den. Nosotros no queremos dejarle a El Comercio botado y ver la manera de ayudarle. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad