Que los organismos internacionales y de derechos humanos, en especial la Unicef (el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), se preocupen por la participación de niños, niñas y adolescentes en las protestas convocadas por el movimiento indígena del 13 al 30 de junio pasado.

Ese fue el pedido que hizo el mandatario Guillermo Lasso en el discurso que dio con ocasión de la posesión de cuatro nuevos ministros de Estado, la tarde de este 5 julio, en el Palacio de Carondelet.

“Yo llamo a los organismos internacionales, y de derechos humanos, y particularmente a la Unicef, llamada a cuidar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, a que se pregunten qué hacen los niños en una protesta social donde infiltrados provocan violencia para herir y hasta para matar gente... Yo creo que tenemos que reflexionar. No podemos olvidar el costo de más de $ 1.000 millones, no podemos olvidar actos de violencia, no podemos olvidar el uso de niños y de mujeres como carne de cañón para proteger actividades violentas de infiltrados que han participado en estas y otras manifestaciones con un solo propósito: destruir el orden constituido”, señaló el jefe de Estado.

Lasso posesionó a Pablo Arosemena como ministro de Economía y Finanzas; a Darío Herrera, como ministro de Transporte y Obras Públicas; a María Gabriela Aguilera, como ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda; y a Andrea Montalvo, licenciada en Sicología y Recursos Humanos, en la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

Publicidad

El presidente aclaró que estos cambios no son consecuencia de la crisis política que se generó con las movilizaciones de los sectores sociales.

Pablo Arosemena asume como ministro de Economía. La expectativa es que Gobierno pase de lo fiscal al crecimiento económico

Y señaló que una de las lecciones que dejó el paro nacional fue que “el campo y la ruralidad nos dicen ‘aquí estamos presentes, preocúpense también de nosotros’, y tienen razón. Y lo vamos a hacer con entereza y con decisión... pero una condición fundamental es la paz y la tranquilidad de los ecuatorianos”.

Sin embargo, dijo: “No podemos por un lado plantearnos la lucha contra la desnutrición crónica infantil y por otro lado ver el penoso espectáculo de regar al piso cantidades de litros de leche producidos en nuestros campos y de nuestra ganadería que muy bien hubiesen servido para muchos de aquellos niños que no tenían por qué estar presentes en las actividades de protesta”.

Lasso indicó que tiene un gran equipo de gobierno con el que espera alcanzar y superar los objetivos de su mandato, que son –entre otros– generar mayores oportunidades para los ciudadanos y mejorar la calidad en los servicios públicos.

Minutos antes de posesión de ministros y tras ser tendencia en Twitter, Esteban Ortiz dice que seguirá promoviendo salud desde academia

Refutó a quienes le han criticado que no tiene un “operador político” con experiencia en cuestiones de ese tipo. “Aciertan los que dicen eso: nosotros no tenemos ni hombres ni mujeres del maletín. Nosotros no hemos entregado ni vamos a entregar ni un solo hospital a cambio de un voto en la Asamblea Nacional. No vamos a entregar las Aduanas, el SRI, la UAFE, el Ministerio de la Amazonía y tantos otros cargos que si las paredes de mi despacho pudieran hablar serían vibrantes testigos de planteamientos de corrupción en el Ecuador. Sí, sí, ya llegó la hora de que los ingenuos nos hagamos cargo de la política y dejemos a los expertos en sus casas porque ya disfrutaron mucho del dinero público y del interés común del pueblo ecuatoriano”. (I)