El documento no da lugar a dudas. La empresa ecuatoriana Comercial Recorsa C. A. abrió una cuenta en el Banco Pichincha Panamá para recibir el 4 % del contrato que Sinohydro consiguió para la construcción de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Como la obra se cotizó en un inicio a $ 1.979 millones, a Comercial Recorsa le correspondían alrededor de $ 80 millones. Así lo muestra un memorando interno del banco, que es parte del expediente judicial.

Esos pagos se justificaron con un contrato de consultoría para Coca Codo Sinclair, firmado entre Comercial Recorsa y Sinohydro, el 28 de noviembre de 2007. No obstante, el Gobierno ecuatoriano lanzó la convocatoria internacional para licitar esa obra recién en septiembre de 2008.

A la cuenta de Comercial Recorsa la fiscal general, Diana Salazar, la llama “la cuenta madre”.Las investigaciones indican que ahí ingresaron unos $ 75,5 millones desde la casa matriz de Sinohydro, en China, y que parte del dinero se repartió a funcionarios públicos, a ejecutivos de la propia constructora china, a intermediarios y a abogados.

Publicidad

Esa cuenta la abrió en julio de 2010 Conto Patiño Martínez, amigo del expresidente Lenín Moreno y gerente de Comercial Recorsa.

QUITO (11-02-2022).- La Fiscalía allanó las oficinas de Comercial Recorsa C. A., ubicadas en el edificio Casal Reina Victoria, administradas por el empresario Conto Patiño Martínez. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

A la Fiscalía ecuatoriana le llama la atención la fecha de apertura. Si bien Sinohydro obtuvo el contrato de la hidroeléctrica en octubre de 2009, este se encontraba estancado por falta de financiamiento. Se destrabó en junio de 2010, cuando el Eximbank de China concedió un crédito al Gobierno ecuatoriano para financiar la obra.

Según la Fiscalía, fue Lenín Moreno, como vicepresidente de Rafael Correa, quien ayudó a concretar ese financiamiento, algo que él ha negado. Lo cierto es que un mes después del préstamo, Comercial Recorsa abrió la cuenta en Panamá.

Publicidad

En 2011, las transacciones de esta cuenta encendieron las alarmas de una oficial de cumplimiento de Banco Pichincha Panamá, pues al momento de abrir la cuenta el cliente había declarado que iba a tener ingresos por unos $ 1,5 millones. Sin embargo, Sinohydro había transferido mucho más dinero desde una cuenta en el Bank of China.

Fácsimil de una transferencia de Sinohydro por $ 3,5 millones, que se encuentra en el expediente del caso Sinohydro. Como beneficiario consta Recorsa S. A., pero la titular de esa cuenta en realidad era Comercial Recorsa C. A.

En el expediente judicial existe un memorando de un empleado de Banco Pichincha en Ecuador en el que se justifican las millonarias transacciones a favor de Comercial Recorsa.

Publicidad

El documento señala: “Los montos que ingresarán a esa cuenta corresponden a comisiones generadas por la representación de la empresa Sinohydro, las mismas que ascienden a 80 millones de dólares, que representa el 4 % del contrato (en referencia al de Coca Codo Sinclair)”.

El memorando agrega que una copia del acuerdo entre Sinohydro y Comercial Recorsa se encuentra en poder de la Unidad de Inversiones Internacionales del banco. Dos hojas de este acuerdo fueron anexadas al memorando.

Se trata de un “Acuerdo de servicio de consultoría en el proyecto Coca Codo Sinclair, a cargo del Gobierno ecuatoriano”, el que fue fechado en noviembre de 2007. Este contrato está firmado por Wang Yinfu, en calidad de subgerente general de Sinohydro, y por Conto Patiño.

Un callejón llamado Recorsa S. A.

El primer indicio de pagos irregulares de Sinohydro apareció en las declaraciones tributarias que la propia compañía presentó en Ecuador para los años 2010 y 2011. En esos documentos, la sucursal de Sinohydro en Ecuador presentó supuestos pagos por un total de $ 18,4 millones a la empresa panameña Recorsa S. A., relacionada con la ecuatoriana Comercial Recorsa C. A.

Publicidad

La constructora china intentaba que esos pagos redujeran sus ganancias en Ecuador y, así, pagar menos impuesto a la renta. Sin embargo, una auditoría del Servicio de Rentas Internas (SRI) no encontró justificación para esos pagos. El informe dice que no se presentaron informes, actas o memorandos que demuestren que Recorsa dio algún servicio en el proyecto Coca Codo Sinclair.

Por estas y otras inconsistencias, el SRI emitió millonarias glosas en contra de Sinohydro.

Firma china Sinohydro, en litigio con el SRI por $ 198 millones

La Fiscalía ecuatoriana buscó por varios meses la cuenta de Recorsa donde supuestamente había recibido los millonarios pagos de Sinohydro, pero no la encontró. Las investigaciones solo hallaron una cuenta en un banco panameño con pagos de unos $ 500.000.

Fue una asistencia penal entregada por la Fiscalía de Panamá la que permitió encontrar la millonaria cuenta de Comercial Recorsa en el Banco Pichincha Panamá. Es la que ahora se conoce como “la cuenta madre”. (I)