La oenegé Human Rights Internacional (HRI), con sede en Colombia, decidió retirar del país a los cuatro funcionarios extranjeros que hace dos días llegaron a Quito para establecer un grupo de crisis y evaluar en campo la situación de los derechos humanos en el marco del paro nacional que comenzó el 13 de junio.

Brayan Monsalve, director ejecutivo de HRI, explica que la decisión la tomaron luego de que los voluntarios, originarios de Panamá y México, fueran víctimas de violencia y hurto en los alrededores del parque El Arbolito, en la capital.

“El jueves se determinó que regresarán a sus países por hechos que vulneraron sus derechos a la integridad física y pusieron en riesgo su vida. Ellos se encontraban en el parque El Arbolito realizando verificaciones sobre las manifestaciones y el uso de la fuerza por parte de las autoridades de seguridad, cuando un grupo de entre 20 y 30 sujetos, que participaban de las movilizaciones, arremetieron contra ellos, los insultaron, les quitaron sus pertenencias y procedieron a agredirlos físicamente”, comenta.

Los voluntarios de HRI pudieron salir de la zona con la ayuda de otros ciudadanos y, tras comunicarse con el resto del equipo en Colombia, iniciaron todo el trámite para salir del país de inmediato.

Publicidad

Monsalve comenta también que, más allá del ataque a los voluntarios, lo que le preocupa a HRI es la presencia de grupos que realizan vandalismo y que no estarían relacionados con el movimiento indígena.

“La manifestación tiene toda la credibilidad por toda su situación sociopolítica, pero hay un grupo determinado, no son todos ni es la mayoría, un grupo que está realizando actos vandálicos, utilizaciones indebidas de diferentes armamentos para hacer daño a los mismos manifestantes como a la fuerza pública”, cuenta.

En su cuenta de Twitter, HRI denunció que las manifestaciones están tomando un rumbo diferente al de la lucha pacífica y la reivindicación de los derechos colectivos.

“En las últimas horas hemos verificado el uso por parte de manifestantes de armas de fuego, bombas molotov y armas blancas”, indicaron.

Publicidad

En tanto, Monsalve cuenta que seguirán realizando investigaciones de forma remota y que, con todo el material que están recopilando sobre las protestas en Ecuador, elaborarán un informe en un plazo de máximo ocho días sobre la situación que se está viviendo y los puntos que se deben investigar, acompañados de material fílmico y otros respaldos.

Prevén hacerle llegar su informe también al presidente Guillermo Lasso para que pueda conocer de cerca cuál es la situación humanitaria del país y pueda tomar las acciones correspondientes; y, de ser el caso, que los sistemas internacionales entren a investigar lo que sucede en Ecuador.

HRI tiene ya cuatro años de existencia. Sus voluntarios, de varios países de la región, oscilan entre los 18 y 35 años, y tienen presencia en más de diez países.

En Ecuador la presencia de HRI no es permanente, pero tienen comunicación constante con organizaciones de la sociedad civil para desarrollar su trabajo de investigación. (I)