Publicidad

Hijos de exlegisladores les toman la posta en la nueva Asamblea Nacional

Daniel Noboa, Juan Fernando Flores, Luis Esteban Torres y Johnny Terán fueron elegidos como asambleístas para el próximo periodo.

Luis Fernando Torres (segundo desde la izq.) y Johnny Terán (de blanco) han sido legisladores por el PSC en varios periodos. Sus hijos ahora les toman la posta. Foto: Archivo

Un Noboa tuvo éxito en las elecciones del pasado 7 de febrero. Pero no fue el empresario Álvaro Noboa Pontón, que ni siquiera logró inscribirse como aspirante presidencial en medio de un litigio legal con la Función Electoral, sino su hijo mayor Daniel Noboa Azín.

De 33 años, ganó una curul en la Asamblea Nacional por la provincia de Santa Elena, donde se asentó hace algunos años por negocios, en representación de Ecuatoriano Unido, una agrupación política sin relación con el extinto partido Adelante Ecuatoriano Adelante, que fundó su padre, ni con el movimiento Justicia Social, por el cual este pretendía lanzarse en la que pudo ser su sexta carrera presidencial.

Noboa Azín y sus hermanos crecieron entre campañas electorales. Su padre corrió por la Presidencia por primera vez en 1998, cuando él tenía apenas 9 años. Y volvió a hacerlo en el 2002, en el 2006, en el 2009 y en el 2013, sin resultar electo. En el 2006 y en el 2009, su madre Anabella Azín Arce se sumó a la papeleta como aspirante vicepresidencial.

Los chicos participaban en esas jornadas proselitistas a la par de sus estudios y su trabajo en las empresas familiares. Noboa Azín cuenta que desde entonces tuvo interés “no en hacer política, sino en servir a la gente, eso fue lo que aprendí en casa”.

Publicidad

El joven llega al Parlamento catorce años después de que su madre fuera elegida como diputada de Guayas por el extinto Partido Renovador Institucional Acción Nacional (Prian). En esos comicios ella fue la más votada, incluso por encima del exmandatario socialcristiano León Febres-Cordero.

Y no es el único caso de relevo político en la nueva Asamblea. Los apellidos Flores, Torres y Terán vuelven a constar en las nóminas de la institución, pero con otros rostros. Los hijos de Fernando Flores Vásquez, Luis Fernando Torres y Johnny Terán Salcedo, elegidos en diferentes periodos legislativos, les tomarán la posta. Y en algunos casos hasta les ayudaron a hacer campaña.

Así, Juan Fernando Flores Arroyo ganó una curul por América Latina, el Caribe y África en representación de CREO. La misma que ahora ostenta su papá. De 32 años, Flores Arroyo explica que él ya fue candidato alterno en la elección del 2017 y al no ganar era parte de un grupo de “alternos listos” (“alterno del alterno del alterno”, bromea) del movimiento, pero recién en esta elección participó como principal.

Cuenta que él se involucró en política en Venezuela, adonde su familia migró hace 27 años, antes que su padre. Fue dirigente universitario desde el 2007. Ahí estudió Arquitectura. Desde el 2016 es presidente de CREO para esa circunscripción del exterior.

Flores Vásquez se postuló a la Asamblea por primera vez en el 2009 por la alianza entre el extinto Prian y el Movimiento Hermandad Ecuatoriana, que él fundo. Volvió a hacerlo en el 2017, cuando su agrupación se sumó a la plataforma Compromiso Ecuador de CREO.

Luis Esteban Torres Cobo se principalizó en el actual periodo legislativo cuando su papá renunció para ser candidato nuevamente a la alcaldía de Ambato. Era su alterno. Esta vez fue aspirante principal por Tungurahua en la alianza entre el Partido Social Cristiano (PSC) y el movimiento provincial Cambio, y alcanzó el puesto.

Publicidad

De 31 años, relata que empezó en la política haciendo dirigencia universitaria en Quito, adonde se trasladó para estudiar; luego participó con su padre en la fundación de Cambio, del cual ahora es presidente.

Su papá fue dos veces alcalde de Ambato (entre 1992 y 2000) y cuatro veces legislador (1990-1992, 2003-2007, 2013-2017 y 2017-2018).

Si bien ya está actuando como asambleísta, Torres Cobo señala que se podría considerar a esta como su primera elección. O sea que, si así se decidiera, podría reelegirse en cuatro años.

Johnny Terán Barragán, de 27 años, también ganó una curul con el PSC en la provincia de Los Ríos. Antes de postularse a la Asamblea era vicealcalde de Babahoyo. Es ingeniero en Administración de Empresas de la Universidad Ecotec de Guayaquil. Él no atendió a una entrevista con este Diario.

Su padre inició su vida política en 1994 cuando ganó una curul en el Congreso. Luego fue alcalde de esa misma ciudad en el 2000 y en el 2004. En el 2013 llegó a la Asamblea, pero renunció para volver a ser candidato a la alcaldía de Babahoyo y ganó. En el 2019 ganó la Prefectura de Los Ríos.

Ideas

“Me he preparado”, asegura Daniel Noboa

Daniel Noboa y su mama Anabella Azín en campaña.

Daniel Noboa Azín estudió Administración de Empresas en la Universidad de Nueva York (2010) e hizo su maestría en la misma área en la de Northwestern (2019); y el año pasado terminó otra en Administración Pública por la de Harvard. “Me he preparado para esto”, dice. Cuenta que su madre, Anabella Azín Arce, lo acompañó a hacer campaña en Santa Elena. Su propuesta “bandera” es una reforma a la Ley de Pesca, principalmente en lo que se refiere a la seguridad de los pescadores.

“Somos complemento”, dice Luis Esteban Torres

Luis Esteban Torres y su papa Luis Fernando Torres

Aunque en sus familias paterna y materna ha habido diputados y alcaldes de Ambato, Luis Esteban Torres cree que el “bichito” de la política le surgió cuando cursaba Derecho en la Universidad de San Francisco de Quito. Ahí fue presidente de la Federación de Estudiantes. Torres Cobo, quien además tiene una maestría en Litigio y Arbitraje Comercial por la Universidad Queen Mary de Londres, cuenta que su padre fue su jefe de campaña. Considera que él no es su relevo político, sino que “se complementan”.

Juan Fernando Flores pide atención a migrantes

Juan Fernando flores en campaña

Lograr que los ecuatorianos que viven en el exterior tengan reales espacios, no solo de representación política, sino de apoyo, es la meta de Juan Fernando Flores Arroyo. “Somos más de 3 millones que hemos sido olvidados en estos 14 años y eso nos obliga a tener una postura crítica hacia consulados y embajadas, que en vez de ser espacios de encuentro nos generan trabas”, dice el legislador electo, quien estudió arquitectura en la Universidad Simón Bolívar, de Caracas, y manejaba una consultora de comunicación. (I)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?