Luego del incómodo momento que se vivó la mañana de este 31 de agosto, cuando dirigentes de los movimientos indígenas reclamaron en un evento de la Conferencia Episcopal que las mesas de diálogo con Carondelet no muestran resultados después de 45 días, el Ministerio de Gobierno respondió que el Ejecutivo “ha demostrado voluntad política para dar respuestas a las peticiones planteadas por las organizaciones indígenas”.

Mediante un comunicado, la Cartera de Estado contradijo a lo expresado por los líderes de los grupos sociales, asegurando que sí hay resultados y que la muestra más visible es el “acuerdo definitivo” alcanzado en la mesa de banca pública y privada, que está enfocado en los ejes de condonación, reestructuración, recalificación y créditos accesibles.

En ese contexto, agregó el Ministerio, lo que se ha implementado hasta el momento corresponde lo siguiente:

Publicidad

  • $ 74 millones colocados en cooperativas de ahorro y crédito a través de la Corporación Nacional de Finanzas Populares y Solidarias, de un total de $ 120 millones que se entregarán hasta diciembre.
  • $ 94,7 millones entregados en créditos al 1 % de interés y a 30 años plazo, a través de BanEcuador.
  • $ 58,8 millones para la condonación de 25.928 créditos irrecuperables mediante BanEcuador.
  • Instrumentalización de una política pública para que las entidades del sistema financiero estén en la capacidad de reestructurar y refinanciar créditos.

“Por estas razones hacemos un llamado a todos los actores políticos y organizaciones sociales a actuar con el compromiso y responsabilidad que la circunstancia amerita”, dice el comunicado.

De las 10 mesas técnicas acordadas entre el Gobierno y los movimientos indígenas, en el acta de paz que terminó con 18 días de paro nacional, solo se ha logrado llegar a consensos en la mesa de banca pública y privada.

Por esta situación es que Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), dijo en el evento de la Conferencia Episcopal que “es de enorme preocupación que no se ha avanzado en el tratamiento y resultados de las otras mesas”.

Para el líder de la Conaie el diálogo está siendo usado por el Ejecutivo para disuadir los procesos de lucha social. (I)