Un espinoso encuentro, caracterizado por reclamos y advertencias, se vivió en una de las salas de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), en el marco de los diálogos entre el Gobierno nacional y los movimientos indígenas, en el que se avizoró que de las mesas técnicas no va a haber resultados.

“En estos 45 días realmente sentimos que de las mesas técnicas no va a haber resultados. El diálogo es solo para disuadir los procesos de lucha”, sentenció el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, este 31 de agosto.

Su expresión se dio en medio de un acto organizado por la Conferencia Episcopal, en el que como parte del inicio de la instalación de las mesas técnicas de Derechos colectivos y Seguridad, justicia y derechos, se invitó a dictar una conferencia magistral al relator especial de los derechos de los pueblos indígenas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el guatemalteco Francisco Calí Tzay.

Publicidad

Al evento asistieron varios dirigentes indígenas y del Gobierno, de este último, en la cabeza de Homero Castanier, viceministro de Gobernabilidad, quien subroga al ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, quien se ausentó de sus funciones hasta el 3 de septiembre.

La actividad se inició pasadas las 09:30 en una de las sedes de la comunidad católica en Quito, en la que se explicó la metodología que fluirá en estas dos mesas técnicas.

La conferencia de Calí se concentró en dar lectura de los artículos de las normas internacionales que protegen los derechos de los pueblos y nacionalidades indígenas sobre sus tierras, participación electoral, salud, justicia indígena y la no criminalización de los líderes sociales que participen en protestas.

Calí anheló para los dos sectores que el diálogo no se supedite a los 90 días, sino que sea permanente.

Publicidad

Se abrió un espacio para que se hagan “preguntas”, que no se hicieron. Ese intermedio se aprovechó para hacer reclamos y advertencias.

QUITO (31-08-2022).- En la Conferencia Episcopal se inauguraron las mesas de diálogo de Derechos colectivos y Seguridad, justicia y derechos, la cual contó con la presencia de los representantes del Gobierno (i) y de las diferentes agrupaciones indígenas. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: El Universo

Leonidas Iza se dirigió a los asistentes y reprendió a la Conferencia Episcopal porque no los hicieron constar en la agenda de este evento como “autoridades de los pueblos y nacionalidades”, para ellos entregar la palabra a quienes quieran hablar.

“Por algo se debe empezar a respetarnos. No estamos en la agenda como autoridades de los pueblos y nacionalidades. Tenemos que alzar la mano para poder hablar, eso no me parece correcto. Hubiéramos esperado que estemos constando oficialmente para nosotros entregar la palabra como autoridades de los pueblos y nacionalidades”, reflexionó Iza.

Luego regañó a las autoridades del régimen, porque en estos 45 días de negociaciones se instalaron cinco mesas de trabajo en las que no hay conclusiones. “Hay una enorme preocupación”, según Iza.

Publicidad

Ejemplificó que sobre la focalización de los subsidios a los combustibles “siguen dando largas”; sobre la condonación de deudas, en la práctica “la gente no puede resolver”; en control de precios de productos de primera necesidad “siguen subiendo”.

“Si no se resuelven los temas de las cinco mesas, no podemos iniciar otra mesa si no hay respuestas”, espetó el dirigente.

Su intervención motivó a otros a hablar. Como a Samuel Lema, dirigente del Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicas del Ecuador (Feine), quien lamentó que el “Gobierno no tiene voluntad para responder a sus pedidos”,

“Dicen que vamos avanzando, pero ¿sobre cuáles temas? Estamos preocupados… vamos a las mesas y no hay resultados”, opinó.

Publicidad

De igual forma, Jatari Serrano, representante de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin), les dijo: Si no hay voluntad del Gobierno, “las organizaciones de base seguiremos en pie de lucha”.

El viceministro de Gobernabilidad, Homero Castanier, pidió que el diálogo se sostenga, aunque reflejó su molestia con las palabras de Iza.

“Leonidas, decir que las mesas no están dando resultados no es lo adecuado en la narrativa”, aclaró, cuya frase provocó que la delegación indígena lo abuchee, ahondando un incómodo momento.

“Sigamos trabajando, tenemos que darle respuestas al país…” añadió el funcionario y mirando al relator de la ONU le contó que los movimientos sociales le dicen “no” a la explotación minera y petrolera, pero “piden más subsidios” a los combustibles.

QUITO (31-08-2022).- En la Conferencia Episcopal se inauguraron las mesas de diálogo de Derechos colectivos y Seguridad, justicia y derechos, la cual contó con la presencia de los representantes del Gobierno y de las diferentes agrupaciones indígenas. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: Carlos Granja Medranda

Después de él, más dirigentes daban su opinión en contra de los diálogos y amenazaron con que si no hay respuestas a sus pedidos habrá un nuevo levantamiento indígena.

Fue así que el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Cabrera, intervino y les recordó que el trabajo en estas mesas se basó en una hoja de ruta acordada por las partes en un “compromiso asumido” y que requiere corresponsabilidad.

Los llamó a coordinar el trabajo y no crear un “ambiente de zozobra y sospecha que hace daño”. “Perdónenme que intervenga de esa manera, pero nosotros facilitamos el diálogo y nada más” añadió con prudencia.

La autoridad reflejaba en el rostro la preocupación por este suceso y explicó que la Conferencia no se “tomó ninguna atribución para discriminar a nadie”. Ello, en referencia a la invitación al relator de la ONU, sobre la que Leonidas Iza se quejó.

El encuentro terminó y las delegaciones de las partes prosiguieron a una reunión reservada en la que se preveía evaluar los 45 primeros días de diálogos, pues aún restan 45 para llegar a los 90 días que se fijaron en el acta de la paz que se firmó el 30 de junio y que le puso fin al paro nacional de 18 días convocado por los tres movimientos indígenas.

En declaraciones a periodistas, Castanier aseveró que el régimen está “mostrando responsabilidad dando respuestas y propuestas”. “Tal vez muchas no son acogidas, pero de eso no se trata un diálogo, que ‘si eso no me gusta, me voy’. Todas las mesas han tenido respuestas”. No obstante, “diálogo es una cosa, otra cosa son imposiciones y menos amenazas”.

Por su parte, Leonidas Iza reivindicó su preocupación de que no hay resultados prácticos sobre estas negociaciones, aunque las “mesas están abiertas” y se comprometió a que no las romperán. (I)