El penúltimo desembolso -es el cuarto- que el Fondo Monetario Internacional (FMI) tenía pendiente con Ecuador tras el acuerdo suscrito el año pasado con el Gobierno llegará el mes próximo, señala el presidente de la República, Guillermo Lasso, en una entrevista con EL UNIVERSO. Aunque no precisa la fecha. Asciende a $ 1.000 millones. El final, de unos $ 700 millones, está previsto para diciembre del 2022.

Lasso explica que no se han hecho compromisos adicionales a los negociados. “No hay más compromiso que no sea el manejo ordenado de las cifras fiscales. No hay ninguna reforma estructural pendiente”, expresa.

Y una vez que concluya el acuerdo con este organismo, en diciembre del 2022, el régimen espera ya no tener que depender de los créditos de los multilaterales para tener equilibrio fiscal.

Fotografía de archivo en la que se registró un logotipo del Fondo Monetario Internacional (FMI), ubicado en la entrada de la sede de la entidad, en Washington DC (EE.UU.). EFE/Jim lo Scalzo Foto: EFE

“En primer lugar, estamos manejando de una manera ordenada las finanzas públicas, para llegar a un déficit de $ 2.000 millones (2 % del Producto Interno Bruto) hasta fines de año; el precio del petróleo sigue alto y eso nos puede ayudar incluso a que sea menor; y luego con el incremento de la producción petrolera, el crecimiento económico que ya se ven con los resultados de la recaudación tributaria que son superiores a los del año anterior y a lo originalmente presupuestado, ya prevemos la sostenibilidad de las finanzas públicas sin necesidad de recurrir al crédito de los multilaterales”, dice el mandatario.

Publicidad

Unas de las observaciones que hizo el FMI al Gobierno de Ecuador fue el manejo poco transparente de las cifras relacionadas con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

“Como parte del apoyo del Fondo al esfuerzo importante de transparentar las cuentas fiscales trabajamos junto con el Gobierno sobre la mejora de los datos de obligaciones de transferencia de pensiones y de gastos de salud del Gobierno central al IESS”, comentó hace pocos días a este Diario el representante del organismo en Ecuador, Julien Reynaud.

El mandatario considera que la crisis de la Seguridad Social debe abordarse con una “solución estructural que no significa privatizar”. “Cuando Lasso habla de una reforma al IESS se arma el avispero y dicen que quiere privatizarlo. Con esa muletilla todos los Gobiernos han dejado pasar ese tema y actuaron con populismo a incluir a más afiliados que no aportan a la seguridad social y causan un peso que ponen en peligro las jubilaciones de quienes sí aportan. Esto es un problema serio”.

Lasso reitera su intención de formar una comisión que haga un diagnóstico de la seguridad social y luego le haga un planteamiento de reformas en un plazo no mayor de seis meses.

Publicidad

Esto ya lo anunció hace algunos meses. “Y le voy a ser sincero. No es fácil conseguir la colaboración de buenos ecuatorianos para la función pública”.

¿Acaso nadie le ha aceptado el cargo? “No es que nadie me ha aceptado, esa no es la expresión correcta, sino que nadie quiere hacerse cargo del sector público porque es un trabajo muy fuerte…”. (I)