El asambleísta nacional Fernando Villavicencio reitera que dejará la presidencia de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional porque ya no hay apoyo del gobierno de Guillermo Lasso para el combate a la corrupción. “El régimen está en otra vereda”, sostiene.

¿Cuáles son las razones que lo llevan a renunciar a la presidencia de la Comisión de Fiscalización?

Lo acontecido en la votación sobre el informe de Coca Codo Sinclair y la negativa, por segunda ocasión, del gerente de Petroecuador a comparecer para responder sobre otra trama de corrupción en la entrega de varios campos petroleros a la multinacional Schlumberger, lo cual confirma que el Gobierno ha cambiado de posición y está en otra vereda. Esa es la causa central.

Publicidad

¿El presidente Lasso le pidió que vaya a la presidencia de la comisión al inicio del periodo legislativo?

En efecto, él fue quien me sugirió que por el trabajo realizado como periodista de investigación debería estar en la Comisión de Fiscalización y la presidencia era parte de un acuerdo que también llevó a Guadalupe Llori a la presidencia de la Asamblea.

¿Su decisión de renunciar a la presidencia de la mesa de Fiscalización se la comunicó al mandatario?

Yo le anuncié a la legisladora Ana Belén Cordero (CREO), hace algunas semanas, mi decisión y molestia por no tener el respaldo del Gobierno como en el caso Huascachaca, que también está siendo investigado en la Fiscalía, donde han sido removidos algunos mandos en el Austro. Y en el caso Petrochina, también el voto del alterno de Ana Belén Cordero fue en contra.

Publicidad

¿Por qué asegura que el Gobierno está en la otra vereda?

Al menos en el caso de los grandes contratos con China, puedo advertir que hay una línea de entendimiento del gobierno del presidente Guillermo Lasso con el Gobierno chino.

¿Y en esas condiciones no se puede avanzar en la comisión?

Un caso emblemático de corrupción como fue el informe de Petrochina, cuando el propio presidente Guillermo Lasso, en campaña, dijo que había que romper las cadenas de la corrupción refiriéndose al intermediario Enrique Cadena; el Gobierno tiene que explicar por qué votó en contra. Hoy es la segunda vez que en las investigaciones de grandes contratos con compañías chinas el Gobierno no aprueba el informe.

Publicidad

¿Son casos de corrupción que involucran al exgobierno de Rafael Correa?

Eso es lo más sorprendente, porque el efecto que produce en el imaginario de la gente es que se está encubriendo la corrupción del gobierno de Rafael Correa, lo que se puede decir en términos figurativos: se le están lavando las caras a Rafael Correa y a Lenín Moreno. Todo el informe está documentado, y al presidente Lasso le entregué en marzo de este año un informe reservado de los técnicos de Coca Codo Sinclair, en los que se alerta de la gravedad de las fisuras y fallas en los distribuidores, y dicen que no se debe recibir la obra.

¿Qué le dijo el presidente en esa fecha?

Nunca me respondió. Le escribí antier al presidente Guillermo Lasso y tampoco me respondió. Le consulté que una asambleísta señaló en la comisión que la decisión del Gobierno es no recibir la central: Presidente, ¿usted puede confirmar la veracidad de ese criterio?, hasta el día de hoy me ha respondido.

Publicidad

¿Ya no le responde?

En estos temas ya no responde, es más hablé con el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, porque tenían preocupación sobre las recomendaciones respecto al ministro de Energía, Xavier Vera; es decir, la única objeción que tenía el Gobierno era la recomendación de remoción del ministro.

¿El Gobierno quería proteger al ministro Vera?

Sí, pero como dijo el legislador Bruno Segovia, la comisión no tiene la facultad de sugerir al presidente de la República la remoción de nadie; por eso, para confirmar si esa era la única razón para no apoyar el informe de Coca Codo Sinclair, yo presenté una moción de modificación donde se dice al presidente Lasso que analice la situación del ministro Vera en relación con el decreto firmado por el propio presidente que prohíbe el conflicto de intereses.

¿Entonces, son otras las razones?

Exactamente, la asambleísta Ana Belén Cordero reveló la razón y dijo que existiría un arbitraje, lo cual no es cierto, hay un proceso que se está siguiendo y ese arbitraje no está centrado en la existencia de las fallas de la hidroeléctrica. Quedó claro que el tema de fondo por el cual el Gobierno no aprobó el informe es que hay un nivel de acercamiento y acuerdo con el Gobierno de China, y esto ya se evidenció con la renegociación de los contratos con Petrochina y en el voto en contra del informe sobre Petrochina.

¿Y ese acuerdo también se configura en la Asamblea con el correísmo?

Cualquier ciudadano medianamente informado entiende que el hecho de no haber aprobado un informe sobre Coca Codo Sinclair, lo que hace es lavarle la cara al correísmo y morenismo. Son coincidencias peligrosas y sospechosas que generan impunidad.

¿No son coincidencias para la supervivencia del gobierno de Guillermo Lasso?

Pero deben tener la fortaleza de decirlo en la comisión y no utilizar atajos y falsos argumentos como el hecho de que hay un arbitraje o que la central se parará si no se recibe.

¿Usted cree que el Gobierno está alejándose de su agenda anticorrupción?

Se está alejando de su discurso de campaña en contra de estos elefantes blancos atravesados por corrupción y en participar en los grandes negocios con China; yo creo que el Gobierno está privilegiando asuntos fiscales, urgencias económicas de cómo salir al paso, pero yo no puedo sacrificar la defensa de los intereses nacionales y la lucha contra la corrupción por unas cuantas migajas que me ofrezca un país como China. Pero también habrá que preguntarle qué dice Estados Unidos sobre esta decisión.

¿Todo esto le lleva a usted a señalar que no hay razón para seguir presidiendo la Comisión de Fiscalización?

Si no tengo el respaldo de quienes me pusieron en la presidencia, en este caso del Gobierno, y con su voto de abstención genera un manto de impunidad para uno de los mayores casos de corrupción en los que está vinculada la mayor empresa constructora china Sinohydro, yo no hago nada presidiendo esta comisión.

Pero su renuncia coincide con la presentación de una queja en su contra por el legislador correísta Ronny Aleaga.

Esa es una coincidencia, aunque el correísmo nunca cesó en ubicar instrumentos para limitar mi participación y el prófugo Rafael Correa dio instrucciones a su bancada para adecentar la Comisión de Fiscalización. Es decir, los que negociaron los contratos con Sinohydro y con China son los que están pidiendo sacar a Fernando Villavicencio de la presidencia de la comisión y también de la Asamblea.

En la práctica usted deja la presidencia, ¿deben elegir a un presidente o sube la vicepresidenta?

Coyunturalmente asume la vicepresidenta, pero tienen que elegir un nuevo presidente, y cualquiera de los miembros de la comisión puede serlo. El tema no es cómo dirigir, el problema es hacia dónde se dirige.

Y la agenda de la comisión sobre las investigaciones que usted prometió, ¿dónde queda?

Quedan aquí (comisión), pero yo voy a continuar solo y tengo más de 20 casos en investigación. Los legisladores correístas y socialcristianos tienen que decirle al país cuántos casos han investigado en la comisión.

Si lo llama el presidente Lasso para pedirle que no renuncie a la presidencia de la comisión, ¿lo haría?

Mi decisión está tomada, no hay marcha atrás.

¿Cuándo se va?

Tengo que dejar limpiando la casa, exorcizando para que no quede ningún fantasma, y entregar toda la información y dejar iniciado el proceso de sustanciación del juicio político en contra del Consejo de Participación Ciudadana, y compilar toda la información del caso Schlumberger que lo presentaré solo a la Fiscalía General del Estado.

Algunos legisladores afirman que usted está imbuido de vanidad, que por eso se va.

Puede ser un poco de orgullo y dignidad, no creo que vanidad, es dignidad, porque yo conozco a los adversarios y al correísmo lo conozco quince años porque fui víctima, perseguido y judicializado por las investigaciones sobre corrupción. Yo no necesito de la Comisión de Fiscalización para hacer mi trabajo.

¿Pero sí necesitaba del apoyo del Gobierno?

Lo que yo busqué en la Comisión de Fiscalización es que los propios correístas sean testigos de estos casos de corrupción que fueron publicados por el periodismo de investigación. Y lo que logré en la comisión fue confirmar, con documentos certificados, lo que ya desde el periodismo conocíamos.

Usted se va a activar en el área de investigación periodística, ¿cree que hay casos de corrupción en el actual Gobierno que tienen que ser investigados?

Por supuesto. Hay algunos como el manejo, los contratos y los proyectos del sector eléctrico y del sector petrolero.

¿Usted va a tener más tiempo?

Me siento feliz porque me quedo liberado, yo no quiero quedarme administrando la impunidad, si sigo como presidente de la Comisión de Fiscalización voy a quedar como un administrador de la impunidad, porque todos los informes sobre juicios políticos o investigaciones sobre corrupción pasarán al pleno y ahí se tumbarán. Vuelvo a entregar a mi familia un poco más de tiempo y también a hacer periodismo de investigación. Así que ni piensen que suspendiéndome tres meses pueden festejar en la piscina. (I)