NOTICIAS

Publicidad

Fernando Villavicencio es velado en el Cementerio Vertical, en Quito. El candidato presidencial fue asesinado el pasado 9 de agosto al salir de un mitin político en un colegio. Foto: AFP

Publicidad

Actualizado el 

Fernando Villavicencio vivía en Quito, pero cuando un medio de comunicación con sede en Guayaquil lo invitaba a alguna entrevista él prefería atenderla en persona, no le gustaba hablar por medios telemáticos. Por ello el martes 8 de agosto pasó la noche en el Puerto Principal -en casa de un amigo- porque al día siguiente, 9 de agosto, tenía dos espacios en vivo: uno en Ecuavisa y otro en radio Sucre.

Esas serían las últimas entrevistas que daría Villavicencio, aspirante presidencial de la alianza Gente Buena-Construye, lista 25, quien al final de la tarde de ese día fue asesinado con tres tiros en la cabeza al salir de un mitin político en la capital.

En Ecuavisa, donde estuvo antes de las 07:00, habló por casi 15 minutos. El exlegislador dijo que “Ecuador está secuestrado por las mafias de la cocaína, de la minería ilegal y de la corrupción. Tenemos que someter a estas tres mafias, que están vinculadas a la mafia política. Transformar este país para generar empleo, producción, tranquilidad, justicia requiere someter a las mafias...”

Publicidad

–¿Cómo?, le preguntó el periodista Lenín Artieda.

Fernando Villavicencio ya está siendo velado en Quito, solo familiares tendrán acceso

–Con mano dura. La Policía sabe, Inteligencia sabe dónde están las guaridas de los delincuentes, de los narcotraficantes, de la minería ilegal, los delincuentes de cuello blanco, los sicarios...

–Y si la Policía sabe, ¿por qué no actúa? ¿Quién le dice que no lo haga?

Publicidad

–Porque hay un liderazgo blandengue. No hay liderazgo en la Policía y hay vínculos en la Policía, de la fuerza pública, con estas estructuras... Si queremos dar un golpe letal al crimen organizado tenemos que depurar la fuerza pública. Sacar las manzanas podridas...”.

En radio Sucre, donde estuvo desde antes de las 08:00, bromeó con su director, Vicente Arroba, quien le preguntó por qué todos se peleaban el segundo puesto. “Es un problema matrimonial. Yo vengo confiado a esta radio porque en todos sus sondeos Don Villa va primero”, dijo entre risas mientras revisaba los comentarios de los oyentes en las redes sociales y leyó el que decía “Don Villa, el que le va a quitar la silla”.

Publicidad

Arroba le preguntó qué plantea en cuanto a la lucha contra la corrupción considerando que su carrera política se basaba en la investigación y la denuncia de esa problemática.

¿En qué condiciones (sobre todo emocionales) van a votar los ecuatorianos el 20 de agosto tras el asesinato del candidato Fernando Villavicencio? Esto dicen nuestros columnistas

“Lo que yo descubrí en mis 260 investigaciones como periodista y 24 en la Comisión de Fiscalización es que en el Estado ecuatoriano las instituciones públicas están tomadas por mafias. Entonces, gran parte del presupuesto general del Estado, entre el 15 % y 18 %, es el flujo de dinero sucio que se va por las alcantarillas de la corrupción para enriquecer a los nuevos ricos. Usted puede darse cuenta, ¿de dónde aparecen estos políticos que entran con camisa y pantalón y luego aparecen con mansiones en Ecuador, en Estados Unidos, cuentas off shore? Del robo de la plata. Uno se da cuenta de que ese no es un país pobre. Al Ecuador no le hace falta plata, Vicente, sino que le sobran ladrones de cuello blanco, y de guayabera, e incluso ahora hasta de poncho... Si queremos acabar con esto, tenemos que sacar a las mafias... Vamos a sacar a las mafias del petróleo y recuperar el dinero robado...”.

Fernando Villavicencio a la salida del mitin político realizado la noche del pasado 9 de agosto. Toma de video Foto: CAPTURA DE VIDEO

–No lo va a poder hacer, le dijo Arroba.

–Míreme a los ojos. Ya lo hice, dijo Villavicencio refiréndose a las investigaciones que hizo hace varios años sobre el negocio de los intermediarios petroleros, que ahora ya se investiga en Estados Unidos...

Publicidad

–Lo matan primero...

–Míreme a los ojos, ya lo hice. ¿Quién hizo el estudio de Arroz Verde?

–Usted se va y ellos vuelven...

–¿Por qué está prófugo Rafael Correa? Gracias a mí.

Luego de esta entrevista, que duró casi media hora, Villavicencio y sus equipos de campaña y de seguridad se trasladaron a Quito. Sin desayunar, llegaron a eso de las 11:30 y se separaron: el candidato y sus colaboradores mantuvieron varias reuniones de campaña en distintos puntos de la ciudad.

Pero luego se juntaron todos para comer un asado en un restaurante cercano al colegio Anderson, ubicado en las calles Isla Isabela y Gaspar de Villaroel, al norte de Quito, donde un frente de profesionales había organizado una concentración a las 17:00.

Fernando Villavicencio, el exdirigente sindical y periodista que se enroló en la política en la búsqueda de la Presidencia de la República

En el coliseo del centro educativo, al que habían asistido unas 400 personas, Villavicencio dio un discurso de 20 minutos en el que fustigó a sus contrincantes.

“No pueden venir a gobernar esta patria quienes tienen rabo de paja. Aquí está el único candidato que puede estar en el infierno y salir ileso”, expresó enérgicamente.

Rueda de prensa del Movimiento Construye luego del asesinato de su candidato presidencial Fernando Villavicencio. En la foto (i-d), los aspirantes Patricio Carrillo, Andrea González y Antonio López. Foto de API/JUAN RUIZ CÓNDOR Foto: API

“Aquí nada es gratis. A nosotros esta democracia nos ha costado la vida, defender la patria nos ha costado la vida y no vamos a permitir una nueva traición”.

Tras el mitin, Villavicencio saludó a sus simpatizantes y se tomó fotos con ellos. Salió por la puerta principal del colegio. Lo que ocurrió después es confuso. Cuando se subió a la camioneta blanca que lo movilizaba se escucharon ráfagas de tiros que muchos pensaron que eran juegos pirotécnicos.

Sus colaboradores se tiraron al piso gritando su nombre. Cuando los disparon cesaron se levantaron y supieron que la seguridad de Villavicencio lo había llevado a la Clínica de la Mujer, a poca distancia del colegio. Lo fueron a buscar. Ya era tarde. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad