Un video en el que se muestra al exvicepresidente Jorge Glas aparentemente dando órdenes para levantar restricciones de comercialización de combustibles en la zona de frontera divulgó el portal de investigación Código Vidrio este 17 de mayo.

En la pieza audiovisual se indica que Glas habría tenido una reunión, el 5 de febrero de 2014, con el entonces director de la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero, José Luis Cortázar, en la que se revelarían prácticas ilegales en el área de energética, como subir los cupos de venta de combustibles y hasta eliminar las restricciones de venta de explosivos, para favorecer a los candidatos del movimiento oficialista Alianza PAIS en las elecciones seccionales de ese año, que se dieron el 23 del mismo mes.

Glas tiene dos sentencias en firme por asociación ilícita en el caso Odebrecht y cohecho en Sobornos 2012-2016; está pendiente una tercera por peculado en Singue. Ahora cumple sus condenas en libertad debido a un habeas corpus a su favor.

A continuación la transcripción del audio:

Publicidad

Jorge Glas: Lo que estoy pidiéndote es que abran la venta hasta de explosivos, hermanos, porque estoy perdiendo en la Amazonía, estoy perdiendo el Sucumbíos, voy a perder la Prefectura. Nuestro alcalde que le daba dos a uno al contendor ahora está a tres puntos.

José Cortázar: ¿En Sucumbíos?

J. G.: En Lago Agrio… Me estás cagando, y cuando tú le preguntas a él, reclama por los impuestos. Aquí en Quito, no, no estamos perdiendo, pero sí perdiendo espacios. Y en Sucumbíos, ni la gente que hace campaña puede coger gasolina. Lo que te estamos pidiendo es que te relajes por tres semanas

J. C.: Sí, verás…

Publicidad

J. G.: Porque es un problema en Morona, Zamora.

J. C.: Ese tema no es el que venía a hablar, pero en todo caso mejor que tocamos el tema ya... No, lo que pasa es que los ministros me tienen hasta aquí, pues, sobre todo el ministro (Rafael Poveda), ya me tiene… Pero bueno ya, ya no importa…

J. G.: Bueno, a buena hora que estás siendo político pues… no queremos solo técnico. Quiero enseñarte, o sea, somos técnicos y políticos.

J. C.: Ya bueno, entonces, verás. En este tema cuando el presidente me llamó, tú estabas ahí camellando. No me llamó a preguntarme nada, me llamó a decirme haz esto, esto. El tema es que en el tono que él me dijo y de la forma, yo no tuve el chance de preguntarle nada.

Publicidad

J. G.: Sí, claro, te daba una orden

J. C.: Lo malo es que la orden para mí estuvo muy clara, pero yo entendí otra cosa de lo que me estaba diciendo el presidente. Tal es así que cuando el presidente me dijo que… primero me dijo que había una escasez de combustible en Sucumbíos y Orellana, y no es verdad. Lo que sí puede pasar en Sucumbíos y Orellana es que como ellos se abastecen del terminal de Sushufindi, que me imagino que tú debes conocer, el terminal de Sushufindi no es como decir el Beaterio.

J. G.: Mira, es un tema de queja de la gente, la gente, hay escasez, no es porque falte el producto, es porque hay este acaparamiento como siempre ha habido, sabemos que hay problemas, ahora entendemos la queja de esos pequeños que compran las canecas y que a un bolsón se le ocurrió ser más creativo de lo que debía. Y lo que tenemos que hacer es relajar las reglas hasta que después de tres semanas.

J. C.: Pero verás, el presidente me dijo: Elimina las restricciones, y yo lo que hice es que eliminé las restricciones, y yo te dije: Eliminé las restricciones para los carros. O sea, en la frontera los vehículos solo pueden cargar hasta 10 dólares, podían, porque ahora ya les quité todo y pueden cargar lo que quieran. Eso nos va a traer un problema grave…

Publicidad

J. G.: Solo por 20 días.

J. C.: Sí, lo que pasa es que después (para) volverlo a poner va a haber problema ahí.

J. G.: Vuélvelo a poner y ya, hermano.

J. C.: Sí, ya, pero bueno, yo eliminé eso. Ayer me llama la ministra Betty Tola. Y me dice: ‘Ya te dijo el presidente que elimines las restricciones, ¿por qué no has eliminado?’. Cómo que no, si ya eliminé, ya no hay ninguna restricción. ‘Pero si aquí todavía la gente me dice, o sea, eso es mentira’; yo ya lo eliminé. ‘Donde alguien no haya eliminado lo boto ahorita’. No mira que la gente va ahorita a las gasolineras a comprar un galón, dos galones, no le quieren vender. ¿Un galón? ¿Y qué carro va a comprar un galón? No los carros, las personas que van a comprar en caneca…

J. G.: Claro, como los agricultores.

J. C.: Pero eso no es que lo que yo entendí, yo entendí que se refería a los carros. Entonces me metí a ver el tema de las canecas y ya ahorita lo que hicimos fue Sucumbíos, porque este director mío hizo esta cagada, estaba diferente al resto del país. Ahorita lo que hice fue ponerlo igual al resto del país, o sea, en toda la zona de frontera, en todo el país, se puede comprar hasta dos galones sin permiso, y en Sucumbíos también desde hoy. Y en el resto del país que no es frontera se puede comprar hasta cinco galones. ¿Ahí está bien o quieren que más le abra?

J. G.: Veamos qué pasa.

J. C.: Yo te digo, yo puse por escrito, pero verbalmente les di hasta tres. (I)