Temas relacionados con conflicto de intereses, vínculos familiares, uso de bienes y recursos públicos, normas de transparencia y para la gestión con igualdad y no discriminación se abordarán en el Código de Ética para la Función Ejecutiva, que emitirá Guillermo Lasso el próximo 24 de mayo, cuando asuma la Presidencia de la República.

En una entrevista con este Diario, la semana pasada, Lasso adelantó que en dicho código se prohibirá la publicación de la foto del presidente de la República o de los funcionarios en los edificios públicos. “No se van a permitir personalismos de este tipo. Vamos a lograr una sociedad democrática donde no se rinda culto a la Presidencia”, indicó.

Pero también se prohibirá, por ejemplo, la designación de funcionarios con parentescos con las autoridades, o realizar colectas entre los servidores públicos para comprarle el regalo de cumpleaños al jefe (ministro o director de área).

La primera dama no percibirá sueldo o viáticos, y habrá un tope en el valor de los regalos que reciba el jefe de Estado en sus visitas nacionales e internacionales, así como de gobernantes que lleguen al país, que sería de $ 100.

El equipo jurídico del mandatario electo está elaborando este documento, que se basará en “estándares internacionales de conducta y ética de la función pública, así como convenciones internacionales de lucha contra la corrupción”, comentó uno de los participantes.

La norma entrará en vigencia apenas el presidente firme el decreto ejecutivo respectivo, y aplicará para “el personal de la Función Ejecutiva, incluyendo las máximas autoridades de agencias, servicios o entidades de control, y directivos de las empresas públicas”, agregó la fuente.

El actual Gobierno ya había eliminado la práctica de colocar el retrato del mandatario en oficinas públicas. Lo remplazó por otros de figuras emblemáticas, como Manuela Espejo, Leonidas Proaño, Fernando Daquilema, José Joaquín de Olmedo, Alonso de Illescas y otros.

En varias entrevistas, Lasso ha dicho —además— que donará su sueldo, y que renunciará a la pensión vitalicia que reciben los expresidente de la República. (I)