Las investigaciones por las fallidas millonarias inversiones del Isspol continúan en Estados Unidos y ahora se abrió un nuevo caso, el tercero. Esta vez Luis Álvarez Villamar, exgerente de Operaciones de Decevale (Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores) enfrenta cargos por lavado de activos en ese país.

Mientras, en otro proceso iniciado en febrero pasado contra el exdirector de Riesgos del Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol), John Robert Luzuriaga, el juez dispuso que siga detenido hasta su comparecencia ante la corte, el 21 de junio próximo.

Por el momento, el caso contra Álvarez solo cuenta con un documento público que data del 19 de mayo pasado, por el cual se levantaron cargos en su contra por conspirar para blanquear dinero entre 2014 y 2019. Para los fiscales de EE. UU., el exgerente de Operaciones de Decevale se puso de acuerdo con otras personas para violar la legislación estadounidense e intentó transacciones monetarias por un valor superior a los $ 10.000.

Estas actividades ilícitas, según la Fiscalía estadounidense, se relacionan con violaciones a la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA, por sus siglas en inglés) y ofensas contra una nación extranjera ­­-que sería Ecuador- relacionadas con “sobornos a un funcionario público”.

Publicidad

En el proceso no se revela si Álvarez Villamar está detenido en ese país ni el nombre de su abogado. El exgerente de Operaciones habría salido de Ecuador rumbo a EE. UU. el 29 de septiembre del año pasado, pues contra él no pesaba ninguna acusación. Había sido separado de Decevale cuando comenzaron las denuncias sobre las inversiones del Isspol, cuestionamientos realizados por la entonces ministra de Gobierno, María Paula Romo.

Decevale es la empresa en la que se compensaban las inversiones que había realizado el Isspol desde el 2014, principalmente con el intermediario y estructurador financiero Jorge Chérrez Miño, por la compra de papeles que se relacionan con bonos de deuda interna y externa de Ecuador. En total se invirtieron unos $ 693 millones y actualmente existen pagos atrasados que superan las decenas de millones de dólares. Los fondos del Isspol sirven para pagar las pensiones de los policías retirados.

Por su parte, el caso contra el exdirector de Riesgos del Isspol sigue su curso también en Florida. Según los fiscales estadounidenses, Luzuriaga Aguinaga recibió $ 1,3 millones en sobornos de las empresas de Jorge Chérrez, para lograr que el Instituto invirtiera en las empresas del grupo IBCorp Investments. El total de sobornos ascendería a $ 2,6 millones, pues otros funcionarios del Isspol también recibieron coimas, de acuerdo con los fiscales.

El juez que lleva este caso en Florida decidió el 30 de marzo pasado que se mantenga la detención de Luzuriaga por considerar que el acusado “presentaría un serio riesgo de huir si es dejado en libertad”. En su argumento, el magistrado destacó que Luzuriaga tiene casi toda su familia en Ecuador, incluyendo su nueva esposa y dos hijos menores. En Orlando (Florida) viven su exesposa e hijo. Añadió que solo en los últimos diez años, Luzuriaga ha viajado a EE. UU., México, Panamá, Islas Caimán y Venezuela. Finalmente aseguró que la falta de un tratado de extradición ejecutable con Ecuador no daba garantía alguna de que el acusado se presentara el día de la audiencia.

A inicios de marzo, el juez también dispuso que se mantengan bajo estricta reserva todas las pruebas generadas por la Fiscalía estadounidense y que cuando estas evidencias sean presentadas ante la defensa del acusado, se lo realice bajo “estricta confidencialidad”. Incluso si el acusado obtiene una copia de este material, se debe emitir un certificado para cada persona que tendrá acceso con la condición de no revelar esta información.

En Florida también se sigue un caso contra Jorge Chérrez por conspiración para lavar dinero producto de actividades ilícitas, pero en el proceso no se han publicado más documentos desde marzo pasado. Chérrez se encuentra ahora en México, desde donde ya ha rendido su versión en la investigación que lleva adelante la Fiscalía de Ecuador.

La Fiscalía ecuatoriana quiso vincular a más personas en el caso que investiga en Ecuador por las inversiones del Isspol, pero la audiencia no se dio el miércoles. Ya están vinculadas cuatro personas, que son los exfuncionarios del Instituto, generales en servicio pasivo Enrique Espinosa de los Monteros y David Proaño, y Alfredo Valverde y Santiago Duarte. El Ministerio Público intentaba añadir a los exfuncionarios del Isspol John Luzuriaga y Orlando Nuques, al estructurador Jorge Chérrez Miño, a los exejecutivos de Decevale Luis Álvarez y Miguel Carbo Cox, y a Luis Domínguez Viteri, exgerente de Ventura Casa de Valores y propietario de Rusticusi. (I)