Las adhesiones a la Alianza para el Desarrollo en Democracia (ADD) y a la Declaración sobre Migración y Protección, el pedido de ayuda para formar un eventual Plan Ecuador, la presentación de su exitoso del plan de vacunación contra el COVID-19 y el acercamiento a otros países de la región mediante acuerdos y convenios marcaron la participación de Ecuador en la IX Cumbre de las Américas.

Temas que el régimen no alcanzó a comunicar al país porque, a su regreso de la cita Jefes de Estado, el mandatario Guillermo Lasso debió enfrentar un paro nacional convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Pese a ello, Santiago Pérez, analista de temas internacionales y profesor de la Universidad Técnica Particular de Loja, consideró positivos todos los avances y anexiones realizadas en la cita y destacó que son resultado de que Ecuador supo aprovechar los espacios que dejaron las ausencias de otras naciones que no asistieron.

“Ecuador aprovechó las ausencias, hubo una especie de boicot desde México, perdió algo de peso político, pero esto pudo quizás ayudar a que Ecuador tenga mayor protagonismo, mayor espacio en el desarrollo de la Cumbre”, dijo.

Publicidad

Esteban Santos, catedrático de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas (UDLA), manifestó que todo lo que se consiguió en la cita es muy relevante y positivo, pero lamentó que se haya visto eclipsado debido al paro nacional que vive el país desde el 13 de junio.

“Es lamentable porque la calificación más alta que tiene este gobierno es en las relaciones internacionales, pero para que un país pueda salir adelante no solo basta con presentarse bien al mundo, tenemos que presentarnos como un país que está presto a cumplir todos estos acuerdos adquiridos y para los que se han hecho esfuerzos muy importantes”, subrayó.

El presidente Guillermo Lasso generó gran expectativa con su pedido al presidente estadounidense, Joe Biden, de que en Ecuador se instaure, así como ocurrió en Colombia en 1999, un Plan Ecuador para obtener tecnología y equipos que permitan enfrentar el narcotráfico, el crimen organizado y la trata de personas.

En encuentro bilateral con Biden, Lasso formalizó su solicitud de apoyo para profundizar la cooperación en materia de defensa y se espera que se concreten las primeras reuniones en las próximas semanas.

Publicidad

No obstante, Carlos Espinosa, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad San Francisco de Quito, estimó que el pedido de un Plan Ecuador no será exitoso debido a que EE. UU. ya tiene demasiados compromisos de seguridad.

“El Gobierno no va a recibir más ayuda de la que EE.UU. le está otorgando, máximo lo que ocurriría es que se empaquetaría la ayuda que ya existe bajo un nuevo nombre... Hay que tomar en cuenta que EE. UU. está sobrextendido por la ayuda que está prestando a Ucrania”, indicó, y reconoció que el resto de temas en los que se hicieron acuerdos son relevantes.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, durante una ponencia en la sesión plenaria de la novena Cumbre de las Américas. Foto: Alberto Valdes

Ecuador se adhirió también a la Declaración sobre Migración y Protección que busca hacer un compromiso para crear condiciones seguras y ordenadas para las personas en movilidad humana.

Con este documento, Biden pidió a todos los gobiernos a lo largo de la ruta migratoria que establezcan o fortalezcan el proceso de asilo en sus respectivos países. También que “refuercen sus fronteras de manera más efectiva, realizando controles y expulsando a las personas que no son elegibles para el asilo”.

Publicidad

Unos 7.500 migrantes irregulares, en su mayoría de Centroamérica, pero también de Cuba, Nicaragua Venezuela y Haití, intentan cruzar a diario la frontera con Estados Unidos, según datos oficiales al mes de abril.

En este tema, Lasso destacó los esfuerzos del país para regularizar a los ciudadanos venezolanos y pidió un marco económico regional más dinámico que permita, entre otros, abordar los temas de migración con mayor eficacia.

Sostuvo que, a pesar de las dificultades económicas y presupuestarias, Ecuador ha impulsado acciones efectivas en favor de los más de 500.000 ciudadanos venezolanos que ven en el territorio una oportunidad de cambio y mejora para sus proyectos de vida.

Durante su visita a Estados Unidos, el mandatario ecuatoriano también recibió la noticia de que, desde el 2023, Ecuador será parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Publicidad

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, en una fotografía durante la IX Cumbre de las Américas. Foto: Alberto Valdes

Un rol que alcanzó sin oposición en el grupo de Latinoamérica y el Caribe y con el apoyo de 190 de los 193 Estados miembros y que le da capacidad de decisión, pero no de veto, facultad que recae solo en los cinco miembros permanentes: China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos.

Ecuador remplazará a México, que termina su mandato al final de este año, y se sentará por cuarta vez en la historia en el máximo órgano de decisión de la ONU. Fue miembro en 1950, 1960 y 1991, lo que le otorgó en esos momentos reconocimiento internacional.

Este rol que tendrá la nación, Santos la consideró positiva, pero dijo que “es muy difícil que la agenda internacional pueda ayudar como único elemento para salir adelante”, y agregó que los primeros efectos de la conflictividad interna que hay en Ecuador se pudieron evidenciar en que el riesgo país vuelva a superar los 900 puntos.

Por su parte, Pérez apuntó que queda por ver si todo lo que se pactó en la cita se cumple y cuál es el desenvolvimiento de la Cancillería y del Gobierno para alcanzar lo acordado.

“La historia ha sido testigo de que estos grandes foros internacionales, donde se reúnen los jefes de Estado de la región latinoamericana, no siempre dan la garantía de que esos acuerdos se vayan a poner en práctica o que tengan una incidencia real en los países”, añadió. (I)