La Constitución no especifica a qué considerar “urgencia” para que el Gobierno expida un proyecto de ley en materia económica urgente, en estos momentos que no existe Asamblea Nacional, pero justamente el criterio de urgencia es el que ha sido observado por la Corte Constitucional (CC) para no dar paso a tres de los cuatro proyectos que el presidente Guillermo Lasso ha presentado.

El accionar de la CC divide criterios de expertos sobre el rol de la institución y los errores en los que ha incurrido el Ejecutivo al no justificar bien la urgencia de sus decretos, pero también, desde lo político, se cree podría ser un juego en el que el Gobierno quiere seguir demostrando que está trabajando, pero se encuentra con bloqueos.

El primero en ser negado fue el relativo a zonas francas, el pasado 16 de junio, y el 28 de julio se sumaron dos más. Uno de ellos trata sobre apoyos para créditos educativos que están en procesos de coactivas y el otro sobre reestructuración d e empresas. Hasta ahora, solo el decreto ley para el Fortalecimiento de la Economía Familiar ha logrado un dictamen favorable

Publicidad

Del lado del Ejecutivo hay una clara inconformidad sobre los fallos de la Corte; el ministro de Gobierno, Henry Cucalón, ha manifestado que la CC “una vez más les dice no a los ciudadanos, no al Gobierno” y que “miles se ven afectados por estas decisiones”. Además, ha reiterado que esto no los frenará y que enviarán más decretos sobre reordenamiento de finanzas y el fenómeno de El Niño.

El constitucionalista José Chalco considera que la CC no ha entendido el rol que tiene en este momento histórico que vive el país.

“La Corte señala que va a revisar que al menos se cumpla una de estas tres condiciones: que sea una situación apremiante, que haya una conexidad plausible entre las medidas y la circunstancia apremiante y que su efecto sea inmediato, y mirar todo esto no es jurídico, es político y es un acto de miramiento de oportunidad”, explica.

Publicidad

El jurista cuestiona que no se explica cómo la Corte considera que no es urgente la condonación de intereses de los créditos educativos y sí reducir tributos para un grupo social que no es el más vulnerable.

Stalin Raza, abogado constitucionalista, difiere con Chalco en que la Corte no esté entendiendo bien cuál es su rol y considera que está haciendo lo correcto.

Publicidad

“La decisión que ha tomado la Corte al no aprobar la urgencia de los decretos leyes es lo adecuado, ya que en ausencia de la Asamblea solo queda esta institución para poner un contrapeso democrático al ejercicio del poder del Estado”, menciona.

En cuanto la urgencia del decreto de la condonación de intereses de créditos educativos, que iba a ayudar a los deudores de cerca de $ 69,5 millones a dejar de estar excluidos del sistema financiero y laboral y mejorar de inmediato su calidad de vida y la de sus familias, Raza explica que la Corte ha sido clara en decir que esto no lo presentó el Ejecutivo antes por lo que no sería urgente en este momento.

Sobre la postura del Ejecutivo ante los fallos de la CC, Raza dice que algunos gobernantes sienten incómodo que los controlen. “Pensaron que al deshacerse de la Asamblea iban a poder gobernar sin control y en un régimen democrático no hay cómo hacerlo”, indica.

En el plano político, Cristian Carpio, analista y docente de Ciencias Políticas de la Universidad de las Américas, considera que lo que ocurre con la CC es muestra de que el Gobierno se ha topado con una “institucionalidad desconcentrada” que hace que varias instituciones del Estado con poder de veto en la política pública no estén alineadas.

Publicidad

“Esto ha sido uno de los principales problemas del Ejecutivo a lo largo de este mandato y lo fue también, de cierta forma, en el del presidente Lenín Moreno”, indica.

Ejecutivo debe no incurrir en errores jurídicos

Carpio explica que la CC ha tenido un rol importante en el deterioro que ha sufrido la gobernabilidad en el país como en temas de seguridad cuando ha rechazado los diferentes estados de excepción que decretó Lasso y otros campos como cuando discutió el juicio político contra el mandatario y ahora con los decretos leyes.

“La Corte se vuelve un órgano fundamental dentro de este proceso de coyuntura política, porque al final sus decisiones tienen un impacto directo en el juego político”, opina y dice que el Ejecutivo ha incurrido en muchos errores jurídicos al momento de emitir sus apreciaciones.

Sobre estos errores o equivocaciones, Chalco menciona que el Gobierno debe ser más cuidadoso con lo que envía a la Corte.

“Debe ser cuidadoso en decir que va a haber reformas a otros cuerpos y no se den y esto ha molestado a la Corte o que los funcionarios del Gobierno digan esto era un objetivo que buscábamos con anticipación y ahora vemos la oportunidad”, dice y añade que ante la decisión de la CC de valorar la urgencia lo que debe hacer el Ejecutivo es justificarla correctamente.

En tanto, sobre la intención del Ejecutivo de seguir emitiendo decretos leyes, Carpio considera que en estos momentos el Gobierno lo que intenta es proyectar que sigue trabajando y que la Corte es la que bloquea su trabajo.

“Si el Gobierno establece algo más específico en el decreto que ha dicho sobre el fenómeno de El Niño, puede que la Corte tenga más espacio para darle ya que esto podría tener más urgencia, pero es parte de un juego político”, dice.

Por su parte, Raza manifiesta que el Gobierno está enviando “cosas demagógicas” y que si bien el país tiene muchos temas necesarios por resolver no todos tienen la misma urgencia y dice que la Corte “no tiene que mirar la conveniencia de los proyectos si no que se cumplan con los requisitos constitucionales, no es un órgano de debate democrático sino de justicia”.

En tanto, Carpio menciona que, ante los pocos meses que le quedan al Gobierno, lo que debe hacer es comprender que tiene poco margen de acción para generar políticas públicas significativas en este momento al igual que la decisión de la Corte de no dar paso a lo que no sea reformas económicas urgentes lo que por ende limita la propuesta legislativa del Ejecutivo.,

Para el nuevo gobierno que resulte de las elecciones de agosto, Carpio dice que será clave ver quién llegue al poder puesto que por ejemplo desde el correísmo se ha cuestionado desde ya el rol de la Corte Constitucional por lo que pueden ir tras el peso de la institución. (I)