Un 19 de mayo del 2007, Rafael Correa estrenaba su programa Diálogo con el presidente, que se transmitía desde el salón Amarillo del Palacio de Carondelet, al que se había invitado, entre otros, a los periodistas Carlos Jijón y Emilio Palacio.

Un vaivén de preguntas y respuestas entre Correa y Palacio terminaron en un desagradable momento.

Periodista Emilio Palacio regresa a Ecuador después de 10 años en el exilio en EE. UU.

Correa perdió la paciencia y pidió que sacaran a Palacio del salón; y, en un acto de solidaridad hacia su colega, Jijón se levantó y se retiró.

Quince años después de ese hecho, los periodistas se rencontraron en ese mismo lugar, pero esta vez para que Palacio recibiera una condecoración de parte del presidente Guillermo Lasso, de cuya administración Jijón es el vocero presidencial.

Publicidad

Este 23 de marzo, Lasso condecoró a Palacio con la Orden Nacional al Mérito en el grado de Oficial, por su “inquebrantable lucha por la libertad de expresión”.

El periodista y exeditor de Opinión de Diario EL UNIVERSO retornó al país el 21 de marzo pasado, después de diez años de haber permanecido exiliado en Estados Unidos, debido a que la justicia ecuatoriana lo investigó por su columna ‘No a las mentiras’ publicada en febrero del 2011, en la que criticaba al expresidente Correa por su gestión en la revuelta del 30 de septiembre de 2010.

Fue condenado a tres años de prisión por el delito de injurias calumniosas graves contra la autoridad y a pagar una suma solidaria de $ 30 millones junto con los directivos del matutino.

Aunque Correa concedió el perdón de la pena y la condonación del pago, el caso se elevó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), que en diciembre del 2021 concluyó en una sentencia “la responsabilidad internacional del Estado de Ecuador por la violación a los derechos a la libertad de expresión, el principio de legalidad, la circulación y residencia, la estabilidad laboral, las garantías y la protección judiciales”.

Publicidad

Jijón se describió emocionado, pues no lo veía desde hace once años. “Había mantenido con él contacto telefónico (…). No lo había visto; fue bueno verlo. Me emocionó su discurso en defensa de la libertad. Me sentí muy contento de esta especie de justicia poética, pues tantos años después de ese incidente vergonzoso, los dos estábamos en el mismo lugar dándonos un abrazo y celebrando la libertad de expresión”, confesó el vocero presidencial.

Al recordar qué lo impulsó a respaldar a su colega, dijo que fue una “elemental respuesta de dignidad ante la vejación” de la autoridad.

Palacio mira atrás y hace una similar comparación al volver a ese mismo lugar, a la misma mesa y con la presencia de Jijón quince años después.

“Esta condecoración no es para Emilio Palacio, porque no fui solo yo el que luchó en contra de Correa. Hubo otra gente (periodistas) que también fue afectada: Jorge Ortiz… lo mandaron… José Hernández, lo dejaron en la calle… Martín Pallares… Todos vivieron amenazados. Esta es una medalla también para Carlos Jijón, para Carlos Vera, para María Josefa Coronel, y hay otros que me van a perdonar porque la memoria me abandona. Pero no fui solo yo, sino muchos los que, de una u otra manera, peleamos”, anotó Palacio.

Publicidad

Correa expulsa a columnista al que invitó a su cadena

Él sostiene la hipótesis de que otros líderes políticos, como Nicolás Maduro en Venezuela y los Castro en Cuba, pudieron mantener un régimen autoritario porque se fueron “en contra de los medios de comunicación; pero Correa cometió el error de irse en contra de los periodistas, que no tenemos empresas, no nos dejamos, y armamos bronca. Eso permitió que no se instalara un régimen autoritario y por eso, esta medalla es para todos”.

Palacio contó que su regreso al país se debía a una invitación que le hicieron para participar en la celebración de los 50 años de graduados de la promoción XXVIII del colegio Cristóbal Colón de Guayaquil, en la que él se formó; y por el momento, no está prevista su permanencia en el Ecuador. (I)