El Comité por la Institucionalización Democrática avizora un “choque de trenes” entre la Asamblea Nacional y la Corte Constitucional (CC), tras el archivo de su propuesta de reforma parcial a la Constitución de la República por parte de la Legislatura.

Así lo advierte Hernán Pérez Loose, integrante del Comité, quien sostiene que la CC puede declarar que la Asamblea Nacional no cumplió con el debate constitucional de aprobar el proyecto de reformas constitucionales que tiene el respaldo de 173.661 firmas de la ciudadanía. Por lo tanto debería disponer al Consejo Nacional Electoral (CNE) la realización del referéndum.

Comité por la Institucionalidad Democrática acudirá a la Corte Constitucional a insistir por referéndum

El Comité presentó un pedido de reformas constitucionales ante la CC con tres elementos: eliminar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS); la implementación de la bicameralidad; y, la autonomía de la Fiscalía General del Estado. Tras el dictamen de procedimiento por parte de la Corte, pasó a trámite en la Asamblea Nacional, que luego de dos debates no aprobó la propuesta.

Por el archivo de las reformas, en la sesión del 16 de marzo, votaron los bloques de la Revolución Ciudadana (RC), algunos Alianza PAIS y exmorenistas; pero también se registraron abstenciones de sectores de asambleístas de Alianza PAIS; de la Bancada de Acción Democrática Independiente (BADI) y algunos de la Bancada de Integración Nacional-Pachakutik.

Publicidad

En el otro lado, por la votación por viabilizar las reformas se pronunciaron los bloques Socialcristiano y CREO, también hubo independientes; pero todos ellos no superaron los 55 votos y llegaron hasta los 63 como la máxima votación, cuando se necesitaban 91, como inicialmente lo aprobó el pleno tras una moción planteada desde AP, a través del asambleísta Carlos Cambala.

Preparan escrito

El Comité acudirá en los próximos días ante la Corte para presentar un escrito frente a lo que resolvió la Asamblea Nacional, fundamentalmente, a pedir un pronunciamiento sobre el seguimiento al dictamen de cumplimiento respecto al trámite de las reformas en el legislativo, toda vez que en el informe para segundo debate se eliminó la posibilidad de que el pleno pueda llegar a debatir el tema de la bicameralidad.

Lo que está en juego, añade Pérez Loose, es el ejercicio del derecho constitucional de participar directamente en la vida pública. Porque si la Asamblea Nacional tenía dudas sobre el alcance de la norma 442 de la Constitución, debió ser interpretada a favor de consolidar el derecho de participación ciudadana, pero la legislatura lo que dijo al final es “no me gusta ni una coma y lo archiva”.

El jurista insiste que la Asamblea lo que debió hacer es tramitar, discutir, debatir e inclusive criticar la propuesta, pero tenía que aprobarlo; y cuando haya la campaña sobre el referéndum pueden mostrar su posición antagónica a la propuesta.

Publicidad

En el escrito que ya elabora, este colectivo pedirá que la CC examine la conducta de la legislatura y determine si cumplió o no con el dictamen favorable para el trámite de las reformas.

“Nuestra aspiración es que la Corte resuelva de tal manera que le disponga al Consejo Nacional Electoral que convoque a un referéndum, para que el país defina sobre los tres puntos de la consulta”, recalca Pérez Loose.

En este trámite, advierte el jurista, lo que habrá en el país es un choque de trenes porque para los jueces constitucionales será complicado negar la posibilidad de que los ciudadanos se pronuncien en las urnas sobre reformas puntuales a la Constitución.

“Será la primera vez que la Corte entre a un conflicto con otra institución del Estado, pero para eso está ese organismo para que resuelva el tema”, sostiene el integrante del Comité.

Publicidad

En la Asamblea Nacional, los legisladores consideran que el tema fue archivado y que la Corte Constitucional no tiene por qué conocer un tema que no tuvo votos, como lo sostienen los asambleístas Henry Cucalón (PSC) y Héctor Muñoz (IND).

Para Cucalón, las reformas en el pleno no pasaron y el trámite murió ahí. Si los temas fueron negados guste o no, ya no tienen por qué pasar a la Corte, a no ser que el Comité proponente de la iniciativa quiera hacer alguna petición en concreto.

Lo que observa Cucalón es que los pocos asambleístas que quedaron como oficialistas o leninistas sostuvieron una cosa al inicio del trámite de estas reformas, pero terminaron juntándose a los correístas a favor de la permanencia del CPCCS. (I)