La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) comunicó que la petición realizada por Edwin Jarrín, Tania Pauker Cueva y Sonia Gabriela Vera fue examinada y aprobó el examen de admisibilidad.

Ellos habían presentado la causa por la consulta popular promovida en 2017 por el entonces presidente Lenín Moreno y efectuada en febrero de 2018 para destituir al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de entonces. Sostienen que se vulneró derechos y garantías constitucionales.

Ya en 2018 la CIDH había emitido medidas provisionales para que el Estado se abstenga de la destitución “y de crear un Consejo Transitorio que pueda generar riesgos en la efectividad del Estado democrático de derecho, incluyendo los principios de separación de poderes y de independencia judicial, fundamentales para el goce efectivos de los derechos humanos”.

Sin embargo, se los destituyó y se creó el consejo transitorio que fue presidido por el ya fallecido Julio César Trujillo.

“Después de casi 4 años la @cidh nos da la admisibilidad en el caso contencioso contra el Estado ecuatoriano por el cese del CPCCS 2015-2020, como producto de la consulta popular de 4/02/18. Poco a poco todo se les caerá y la justicia prevalecerá”, afirmó Vera en Twitter.

“La defensa de la democracia y la justicia implica el reconocimiento de la verdad. Develar las violaciones a los derechos y garantías constitucionales infringidas a todas y todos los ecuatorianos durante la Consulta popular de 2018 permitirá recuperar el Estado de derecho (...) La consulta popular de 2018 vulneró derechos y garantías constitucionales de todas y todos los ecuatorianos. La CIDH nos da la razón, el caos que vive Ecuador tiene culpables.”, publicó Jarrín también en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con lo expresado esta semana por la CIDH, la institución ha fijado un plazo de cuatro meses -prorrogables hasta seis- para que se presenten las “observaciones adicionales sobre el fondo” si así lo desean.

La CIDH también dijo que se pone a disposición de las partes para llegar a una solución amistosa. (I)