El excandidato presidencial y exlegislador por Pichincha César Montufar presentó, la mañana de este miércoles, una denuncia para que la Fiscalía investigue los delitos de asociación ilícita y evasión que, según él, ocurrieron para concretarse, el 10 de abril pasado, la salida del Centro de Privación de la Libertad (CPL) de Cotopaxi, en Latacunga, del exvicepresidente Jorge Glas, quien fue beneficiado por un habeas corpus en Manglaralto, Santa Elena.

“Aquí se configura el delito de fuga carcelaria, el delito de evasión, que está tipificado en el artículo 274 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), y además la asociación ilícita, definido en el 370 del COIP. Se dio la confabulación de varios funcionarios públicos, operadores de Justicia y funcionarios del Gobierno nacional, que planificaron, se asociaron para permitir la evasión, la fuga carcelaria del exvicepresidente condenado por dos sentencias y además con una sentencia en apelación”, refirió Montúfar.

Recurso de ampliación planteado demora la integración de Tribunal de Santa Elena que conocerá la apelación al ‘habeas corpus’ concedido a Jorge Glas

El denunciante explicó que la acción va en contra de “todos aquellos que se asociaron para que esta fuga carcelaria tenga lugar”. Entre ellos estarían el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez; el director del COIP, general Pablo Ramírez; el comandante de la Policía, general Fernando Cabrera; el juez de Manglaralto que dictó esta sentencia, Diego Moscoso; el abogado del exvicepresidente Jorge Glas, Édison Loaiza; la demandante Nicole Malavé; y los funcionarios del Ejecutivo que participaron en la audiencia de habeas corpus.

A decir de Montúfar, el país está frente a una fuga carcelaria, a una evasión de la Justicia y a una planificación de los hechos para que se tenga ese resultado. El denunciante informó que solicitó al presidente de la República, Guillermo Lasso, que separe a los funcionarios que van a ser investigados por la Justicia por haber sido partícipes de estos presuntos delitos de evasión y asociación ilícita tendentes a que el exvicepresidente Jorge Glas pudiera burlarla.

Publicidad

Para César Montúfar, el problema no solo radica en la audiencia de habeas corpus; el problema es lo que ocurrió antes de la diligencia, cómo se produjo, el resultado de la audiencia de habeas corpus y, lo más grave, lo que sucedió 16 horas después de que se emitiera la sentencia: que el 10 de abril, a las 11:00, se permitió “la fuga, la evasión ante los ojos del país” de Jorge Glas.

“Lo que ocurrió en este caso es que se le permitió evadir la Justicia a Jorge Glas a través de un correo electrónico con el que el juez de Manglaralto le comunicó al CPL de Cotopaxi esta orden de excarcelación. No se acompañó la sentencia ni la firma del juez, como se procede en estos casos; en la boleta de excarcelación ni siquiera se menciona la causa o el proceso por el cual se le está permitiendo la libertad. Este es un acto absolutamente ilegal, y creo que la atención del país se ha concentrado en analizar las irregularidades que se produjeron para la entrega del habeas corpus; pero lo más grave, lo que consuma la fuga, es lo que ocurrió en la cárcel de Latacunga”, apuntó Montúfar.

Recurrir al ‘habeas corpus’ fue una constante en la defensa jurídica de Jorge Glas desde el 2017

Desde el 10 de abril pasado, Jorge Glas se mantiene en un domicilio ubicado en la ciudad de Guayaquil, en la provincia del Guayas. Debe cumplir la medida cautelar de presentación periódica el primer lunes de cada mes y tiene prohibición de salida del país.

De momento, la sentencia de habeas corpus concedida por el juez Moscoso ha sido apelada por el SNAI, pero se espera a que primero se dé contestación al pedido de ampliación del fallo hecho por la demandante Nicole Malavé. Una vez este recurso sea evacuado, el proceso pasará a manos de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena para que realice el sorteo respectivo para conformar el Tribunal de Apelación. (I)