La Asamblea Nacional a partir del 26 de marzo se acogerá a una vacancia legislativa por dos semanas y concluirá el 9 de abril próximo, según lo determinó el Consejo de Administración Legislativa (CAL).

El presidente de la legislatura, Henry Kronfle, explicó que esa decisión se tomó por efectos de la obligatoriedad establecida en el artículo 123 de la Constitución y la Ley Orgánica de la Función Legislativa de mantener dos recesos al año de quince días cada uno.

Con el receso legislativo se suspenden las sesiones del pleno y de las comisiones especializadas permanentes, así como los plazos establecidos en la norma para el tratamiento y aprobación de las leyes.

Publicidad

La máxima autoridad del Parlamento explicó que la secretaría general, la coordinación general y demás unidades administrativas de la Asamblea planificarán el periodo de vacaciones del personal a su cargo tomando en cuenta las necesidades de trabajo en sus respectivas dependencias.

Durante el receso parlamentario todas las unidades administrativas de gestión y funcionamiento se mantendrán; para el efecto, se dispondrá de los recursos humanos necesarios para garantizar el idóneo, eficiente y eficaz funcionamiento de la Asamblea Nacional.

En el decurso del receso parlamentario, los plazos y términos de los trámites ordinarios para la aprobación de leyes y sustanciación de solicitudes de juicios políticos, tramitación de amnistías, indultos, enmiendas y reformas a la Constitución y demás trámites se suspenderán, con excepción de los plazos de los proyectos de ley calificados de urgentes en materia económica.

Publicidad

Henry Kronfle indicó que las tres autoridades de la Asamblea, durante el receso legislativo, seguirán trabajando con sus equipos. (I)