La misión espacial Euclid de la ESA reveló hoy sus primeras imágenes a todo color del cosmos. Nunca antes un telescopio había sido capaz de crear imágenes astronómicas tan nítidas en una zona tan grande del cielo y mirando tan lejos en el universo distante.

Estas primeras cinco imágenes ilustran todo el potencial del telescopio Euclid que está listo para crear el mapa 3D más extenso del universo hasta el momento, para descubrir algunos de sus secretos ocultos.

Las primeras imágenes muestran una nebulosa con forma de cabeza de caballo, galaxias distantes nunca antes vistas y “pruebas circunstanciales” de la esquiva materia oscura.

Publicidad

Euclid fue lanzado al espacio en julio con la misión de desvelar grandes enigmas científicos como la materia oscura y la energía oscura.

Luego de alcanzar uno de los puntos de Lagrange, donde un objeto permanece en orbita estable, a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, Euclid comenzó a transmitir sus primera imágenes, tomadas con cámaras que operan en luz visible y en infrarrojo cercano.

Mapa 3D del espacio

El telescopio va a cartografiar un tercio del cielo, que incluye 2.000 millones de galaxias, con el objetivo de elaborar el mapa tridimensional del universo más preciso de la historia.

Publicidad

Estas imágenes muestran una “gama de objetos del zoológico galáctico en términos de diversidad, colores y formas”, afirmó Jean-Charles Cuillandre, astrónomo del consorcio Euclid.

El director de la Agencia Espacial Europea (ESA), Josef Aschbacher, declaró en un comunicado que las cinco primeras imágenes de Euclid son “sobrecogedoras” y son un recordatorio de por qué es esencial ir “al espacio para aprender más sobre los misterios del universo”.

Publicidad

Una imagen tomada por el telescopio espacial Euclid muestra una imagen en color de una parte de la Vía Láctea con miles de estrellas y galaxias en el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESA) /ESOC) en Darmstadt, Alemania, 07 de noviembre de 2023. Foto: EFE

El científico Rene Laureijs, que es parte de este proyecto, contó que la imagen que más entusiasmó a su equipo fue el Cúmulo de Perseo, un grupo de galaxias muy lejanas.

Detrás de estos objetos se esconden otras 100.000 galaxias y algunas de ellas están a una distancia de 10.000 millones de años luz y nunca antes habían sido captadas, según la ESA.

La ESA calificó a Euclid un “detective del universo oscuro” que tiene la misión de indagar por qué el 95% del universo parece estar formado por materia y energía oscuras, de las que sabemos poco.

“La materia oscura aglutina las galaxias y hace que giren más rápidamente de lo que la materia visible por sí sola puede explicar, la energía oscura está impulsando la expansión acelerada del universo”, afirmó Carole Mundell, directora científica de la ESA.

Publicidad

Laureijs indicó que las primeras imágenes de Euclid ya apuntan hacia “pruebas circunstanciales” de la existencia de materia oscura.

Un ejemplo, según el científico, es que el telescopio no captó estrellas en torno al cúmulo globular NGC 6397, compuesto por miles de objetos.

“Una de las teorías es que podría haber materia oscura alrededor” que es lo mantiene a todas las estrellas juntas, planteó.

Vista hacia el pasado

Los científicos también creen que al captar la luz que tardó 10.000 millones de años en llegar cerca de la Tierra, Euclid pueda ayudar a comprender mejor cómo la energía oscura impulsó la expansión del universo desde el Big Bang hace 13.800 millones de años.

Cuando acumulen suficientes datos, los científicos quieren realizar un mapa en 3D, en el que la tercera dimensión será el tiempo.

Para Laureijs, este mapa permitiría pasear por “una parte del cielo y retroceder 10.000 millones de años en el tiempo”.

Pero, para esta cartografía del cielo será necesario esperar recopilar datos de esta misión que tiene una duración prevista de seis años.

El trabajo con Euclid no ha sido un camino fácil. Cuando los científicos iniciaron sus observaciones, los rayos del cosmos interferían con el sensor de orientación del telescopio.

Laureijs explicó que la aplicación tenía un algoritmo que era “engañado” por los rayos cósmicos.

Después de subsanar este problema, los astrónomos se encontraron con que la luz del Sol se reflejaba, por lo que hubo que rotar ligeramente el telescopio. (I)