Más de 600.000 personas murieron de COVID-19 en Estados Unidos, según cifras de la Universidad Johns Hopkins, un recordatorio de que cientos de estadounidenses siguen muriendo a diario por la pandemia pese a la campaña de vacunación.

Este “triste hito”, como lo calificó el presidente Joe Biden, se produce mientras el país trata de volver a la normalidad. Estados Unidos es, de lejos, el país con el mayor número de muertos por coronavirus. “Todavía se están perdiendo demasiadas vidas”, dijo Biden, una “verdadera tragedia”. “Mi pensamiento está con todos aquellos que han perdido a un ser querido”, expresó desde Bruselas, donde estaba para la cumbre de la OTAN.

”Todavía tenemos trabajo por hacer para derrotar a este virus. Ahora no es el momento de bajar la guardia”, agregó, y pidió a los estadounidenses que se vacunen “lo antes posible”. Las autoridades impulsan la campaña de inmunización desde la autorización de las primeras vacunas en diciembre, y alcanzó su punto máximo en abril, con más de cuatro millones de inyecciones por día.

Casi una cuarta parte de pacientes de covid-19 tienen problemas persistentes

Casi una cuarta parte de las personas que contrajeron el COVID-19 enfrentan, un mes o más después de dar positivo, problemas de salud que no habían experimentado antes de pasar esa enfermedad, según un estudio que analizó los datos de dos millones de estadounidenses afectados por el virus.

Publicidad

La encuesta es la más grande jamás realizada para estudiar los efectos a largo plazo del covid-19, según Fair Health, una organización independiente que recopiló información de las compañías de seguros de salud. Fair Health examinó los datos de unos 1,96 millones de personas que sufrieron el COVID-19 entre febrero y diciembre de 2020.

”Aunque muchos pacientes se recuperan del COVID-19 en unas pocas semanas, algunos muestran síntomas persistentes o nuevos más de cuatro semanas después de haber sido diagnosticados”, describe el estudio. Los dos principales problemas experimentados fueron neuralgias y dolor muscular en el 5% de las casos y dificultad para respirar en 3,5%.

Les siguieron la hiperlipidemia (concentración de lípidos en la sangre), hipertensión, indisposición, gran cansancio, ansiedad y problemas intestinales.

Bruselas quiere que la UE pueda producir entre 500 y 700 millones de dosis al año

La Comisión Europa quiere anticiparse a futuras pandemias y para ello ha presentado este martes (15.06.2021) una serie de propuestas, incluido el objetivo de asegurar que la Unión Europea pueda producir entre 500 y 700 millones de dosis de vacunas al año.

La mitad de estas dosis deberían estar listas en los primeros 6 meses de una pandemia, según el Ejecutivo comunitario, que presentó una comunicación sobre las diez lecciones aprendidas en la crisis del COVID-19.

No es una lista “exhaustiva”, sino que pretende dar una primera idea de las áreas en las que se debe trabajar, precisó en una rueda de prensa el vicepresidente y comisario europeo para la Promoción del estilo de Vida Europeo, Margaritis Schinas.

Publicidad

Entre otras iniciativas, plantea la designación, de aquí a finales de año, de un Jefe Epidemiólogo Europeo, o que la UE se dote de un nuevo sistema de información global basado en datos comparables.También figura la propuesta de crear un marco que permita activar un estado de emergencia en toda la UE en caso de pandemia y la publicación de un informe anual sobre la preparación ante este tipo de crisis.

Nueva York levanta últimas restricciones por la pandemia

El estado de Nueva York levantó las últimas restricciones impuestas debido a la pandemia de coronavirus después que más del 70% de los adultos recibieran al menos una dosis de la vacuna, anunció el gobernador Andrew Cuomo. “Alcanzamos el 70% de vacunación. Es el objetivo nacional, y lo alcanzamos antes de tiempo. Esto significa que podemos regresar a la vida tal como la conocíamos”, declaró Cuomo en conferencia de prensa, más de un año después de que Nueva York fuera epicentro nacional de la pandemia en abril y mayo de 2020.

La reinfección en enfermos graves de covid es menor del 1 %, según estudio

La tasa de reinfección de pacientes que han sufrido la covid-19 de forma grave es menor del 1 %, según un estudio que revisó más de 9.000 casos de pacientes en Estados Unidos y que publica Clinical Infectious Deseases.

El informe, firmado entre otros por la Universidad de Misuri, agrega que hubo una tasa “significativamente menor” de neumonía, insuficiencia cardíaca y lesión renal aguda observada con la reinfección en comparación con la infección primaria, según Adna Qureshi, uno de los autores.

El equipo, que revisó datos de 62 centros sanitarios estadounidenses, constató que el tiempo medio de reinfección, tras una prueba inicial positiva, era de 116 días. El estudio señala que de los 9.119 pacientes que habían tenido una infección grave por covid, 63 contrajeron el virus por segunda vez (0,7 %) y de esos dos fallecieron (3,2 %).

El equipo definió la reinfección por dos pruebas positivas separadas por un intervalo mayor de 90 días después de la resolución de la infección inicial, la cual fue confirmada por dos o más pruebas negativas consecutivas.

El estudio, que analizó datos de pacientes entre diciembre de 2019 y noviembre de 2020, es “uno de los mayores” de este tipo en Estado Unidos y el “mensaje importante” es que la reinfección es posible y “la duración de la inmunidad que proporciona una infección inicial no está completamente clara”, dijo Qureshi.

Bolsonaro adelanta que vetará proyecto que crea “certificado de inmunización”

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, anticipó que vetará el proyecto de ley que crea un “certificado de inmunización” contra el coronavirus, si finalmente es aprobado por el Legislativo.

“No creo que lo apruebe el Parlamento. Si lo aprueba, lo veto y ahí el Parlamento analizará el veto y si lo derriba, ahí es ley”, indicó el mandatario a un grupo de simpatizantes a las puertas del Palacio de la Alvorada, su residencia oficial en Brasilia.

Bolsonaro, quien niega la gravedad del COVID-19 y censura la imposición de restricciones para contener la crisis sanitaria, se refirió a un proyecto de ley ya aprobado por el Senado y que crea un “certificado de inmunización y seguridad sanitaria”.

El texto, que ahora será analizado por la Cámara de Diputados, permitirá que personas vacunadas o que den negativo en pruebas de detección para el SARS-CoV-2 u otras enfermedades infecciosas circulen en espacios públicos o privados donde hay restricciones de acceso.El objetivo, según el instructor de la iniciativa, el senador Carlos Portinho, es conciliar la adopción de medidas restrictivas para contener la pandemia, que ya ha matado a casi 490.000 personas e infectado a 17,5 millones en Brasil, con la preservación de los derechos individuales y sociales. (I)