Un nutrido grupo de manifestantes se concentró este miércoles en las puertas del Tribunal Superior de Londres para apoyar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, en contra de la petición de extradición que pesa sobre él por parte de Estados Unidos.

Al grito de “Estados Unidos, Reino Unido: ¡No toquen a Assange!” y “¡Liberen a Julian Assange!”, los simpatizantes dieron una calurosa bienvenida al padre del periodista australiano, John Shipton, que recibió varios abrazos antes de entrar al tribunal, en el centro de la capital británica.

Algunos de los simpatizantes optaron por visibilizar la protesta con música y disfraces, como uno que vestía con una toga y una peluca de un juez, u otro vestido de la Muerte con una guadaña, simbolizando el fin de la justicia británica y pidiendo parar lo que los defensores de Assange califican de “juicio político”.

Grandes pancartas, dibujos y fotografías del periodista se colocaron de forma visible para peatones y conductores que circulaban por la calle Strand, donde se ubica el edificio del tribunal.

El actual director del portal Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, lamentó ante los manifestantes y periodistas que el australiano tenga que seguir el juicio desde la prisión de alta seguridad de Belmarsh, ante la imposibilidad de poder asistir personalmente.

“Acabamos de saber que Julian Assange no estará aquí en persona hoy. Se le negó esta oportunidad. Creemos que es indignante”, proclamó con un micrófono subido a una tarima.

La abogada y pareja del periodista, Stella Moris, le relevó en el micro y también lamentó que no lo hubiesen dejado ir personalmente “para dar instrucciones a sus abogados, poder preguntar y pedir aclaraciones” sobre el transcurso y evolución del juicio. Asimismo, mostró preocupación por la salud física y mental del padre de sus hijos, tras verle el sábado “muy delgado”.

“Es completamente impensable que los tribunales del Reino Unido pudieran estar de acuerdo con esto”, dijo Moris, en referencia a la petición de los EEUU. “Julian nunca tendría que ser extraditado”, remachó.

La justicia británica ya falló en favor de Assange el pasado 4 de enero en primera instancia, en una decisión judicial que denegaba su extradición por el riesgo de suicidio, pero la Justicia estadounidense lo recurrió, elevando la cuestión al Tribunal Superior de Londres. (I)