Los legisladores nicaraguenses aprobaron este miércoles una propuesta sandinista de reforma a la Constitución Política y otra a la Ley de la Policía Nacional, en la que se elimina la naturaleza “profesional, apolítica, apartidista, obediente y no deliberante” de esa institución, y se ofrece cárcel a los oficiales desertores y desobedientes.

Las iniciativas, presentadas para ser aprobadas con carácter urgente por la Asamblea Nacional (Parlamento), donde los sandinistas tienen mayoría absoluta, propone reformar el artículo 97 de la Constitución Política de Nicaragua, el cual establece el marco legal de las fuerzas de seguridad.

La propuesta elimina el principio de que la institución del orden público es un cuerpo armado “profesional, apolítico, apartidista, obediente y no deliberante”, así como “de naturaleza civil”.

Publicidad

Además, subordina la Policía Nacional al Presidente de la República, en este caso al mandatario Daniel Ortega.

Actualmente, según la Constitución, la Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, consuegro de Ortega, se rige “en estricto apego a la Constitución Política, a la que guardará respeto y obediencia” y que “estará sometida a la autoridad civil que será ejercida por el Presidente de la República a través del ministerio correspondiente”.

“La Policía Nacional depende de la autoridad ejercida por el Presidente de la República, en su carácter de Jefe Supremo y en estricto apego a la Constitución Política a la que guardará respeto y obediencia”, señala la propuesta.

Publicidad

Castigo a desertores

El grupo parlamentario del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) también propuso reformar la Ley de Organización, Funciones, Carrera y Régimen Especial de Seguridad Social de la Policía Nacional, en la que incluye tres nuevos artículos para castigar a los oficiales desertores y desobedientes.

Sobre la deserción, la propuesta establece que “el personal policial que abandone el servicio, lo que se considera deserción, incurriendo en un perjuicio grave a la seguridad ciudadana, será sancionado con una pena de dos a tres años de prisión”.

Publicidad

En cuanto a incumplimiento de deberes, la iniciativa establece que “el personal policial que sin causa justificada desobedezca las órdenes de sus superiores, en perjuicio de la seguridad ciudadana, será sancionado con una pena de seis meses a dos años de prisión”.

Esa propuesta surge luego de que el abogado nicaragüense exiliado Yader Morazán revelara que la subcomisionada María de Jesús Guzmán Gutiérrez, jefa de bloque en el departamento de Matagalpa (norte), desertó de las filas policiales y se fue a Estados Unidos.

“Bienvenida al imperio yanki agresor de la robo-ilusión”, en referencia a la revolución sandinista de 1979, escribió Morazán, un abogado experto en administración de justicia que da seguimiento a las deserciones de sandinistas en el Gobierno y en el Estado.

Junto a la oficial, según Morazán, viajaron a Estados Unidos un matrimonio conformado por los militantes sandinistas Juan Alberto Soza Jarquín y Gabriela Alejandra Rayo Castro.

Publicidad

Rayo Castro fue convocada como testigo en el juicio en contra del obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí, monseñor Rolando Álvarez, quien fue condenado en febrero a más de 26 años de prisión por delitos considerados “traición a la patria”, tras negarse a ser expulsado a Estados Unidos junto con otros 222 opositores.

“Actualmente en el Estado (de Nicaragua) nadie confía en nadie”, afirmó Morazán, que renunció como trabajador del Poder Judicial en el marco de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril de 2018.

Obispo Álvarez regresado a prisión

Las negociaciones que sostenía el Gobierno nicaragüense y la iglesia católica en Nicaragua para liberar y deportar a monseñor Rolando Álvarez fracasaron este 5 de julio, y el obispo fue regresado a la cárcel “La Modelo”, informaron varios medios internacionales. La propuesta es que acepte el exilio en Roma.

Monseñor Álvarez, un crítico del Gobierno del presidente Daniel Ortega, fue acusado por la Policía Nacional de intentar “organizar grupos violentos”. Se negó a ser deportado y fue declarado apátrida junto a otros 222 opositores que fueron declarados traidores, por lo que fue encarcelado.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se acentuó tras las controvertidas elecciones generales del 7 de noviembre de 2021, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión o en el exilio. (I)