En su discurso del miércoles el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que durante los 100 primeros días de su gobierno se han aplicado más de 200 millones de vacunas.

Al menos un 42% de la población ha recibido una dosis y el 23% dos dosis, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, tras alcanzar este número existe el peligro de que quienes no quieren vacunarse disminuyan la velocidad de inmunizaciones, según el medio estadounidense Univision.

“Vamos a seguir progresando, puede que no sea tan rápido como el primer 50% (de la población vacunada), creo que va a ser más lento. Pero creo que vamos a seguir llegando”, dijo a CNN Andy Slavitt, asesor principal de la Casa Blanca para la respuesta contra el coronavirus.

Publicidad

Pero por ahora lo alcanzado ha sido un factor para que la a economía de logre crecer 6,4% en el primer trimestre de este año sumado a una recuperación del consumo y un aumento del gasto público, que reflejan la recuperación en marcha que va dejando atrás la crisis inducida por la pandemia, según datos del gobierno publicados este jueves y recogidos por EFE.

Con la reapertura de muchos comercios y el gasto alentado por las ayudas públicas, los precios aumentaron y la inflación se aceleró 3,5% entre enero y marzo, en comparación con un nivel de 1,5% en el último trimestre de 2020, informó el Departamento de Comercio.

Los consumidores compraron coches, casas y bienes de consumo de gran valor, además de servicios como hoteles y restaurantes, y el gasto federal subió un 14% en este trimestre.

Este indicador muestra cuánto se expandiría la economía si esta tasa se mantuviera durante un año, lo que permite anticipar un crecimiento anual, si el ritmo se mantiene.

Pero otras economías comparan un trimestre con el anterior y según esta medición el PIB creció 1,6%.

La consultora HFE explicó que a principios de 2021 la economía estadounidense tuvo un contundente “cóctel” que mezcló una mejora de las condiciones de salud, una rápida campaña de vacunación y una “dosis efervescente” de estímulo fiscal, con un flujo constante de apoyo monetario. (I)