Este miércoles el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que “no existen condiciones” para unas “elecciones justas y libres” en Nicaragua e instó a la “liberación inmediata” de lo cuatro candidatos presidenciales recientemente detenidos por el régimen de Daniel Ortega.

En la máximo representante de la diplomacia estadounidense expresó su “contundente respaldo” a la resolución aprobada este martes por una amplia mayoría compuesta por 26 países en la Organización de Estados Americanos (OEA) que pide “la inmediata liberación de los precandidatos presidenciales y de todos los presos políticos”.

“Dada la reciente represión del régimen y su falta de una reforma electoral profunda, las condiciones para unas elecciones justas y libres este noviembre no existen”, apuntó Blinken.

El Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, ha impuesto varias rondas de sanciones económicas a altos cargos de Managua, entre ellos varios familiares directos de Ortega y su esposa y vicepresidenta del país centroamericano, Rosario Murillo.

Publicidad

Las autoridades nicaragüenses han detenido en lo que va de mes a cuatro aspirantes opositores a la Presidencia de Nicaragua, Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García, así como a otros opositores y dos históricos exguerrilleros, a falta de cinco meses para los comicios en los que el presidente Daniel Ortega, en el poder desde el 2007, busca una nueva reelección.

Además el martes la policía de Nicaragua detuvo al presidente ejecutivo del Banco de la Producción (Banpro), Luis Rivas Anduray, por “incitar a la injerencia extranjera”.

Rivas, también director de operaciones del Grupo Promérica, que aglutina a varias entidades financieras en el continente -tiene Produbanco en Ecuador-.

De acuerdo con un comunicado de la policía, Rivas es investigado, entre otros delitos, por “proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones”.

Blinken destacó el “claro mensaje” enviado por la OEA “en apoyo del pueblo de Nicaragua y su lucha por unas elecciones libres y justas y el respeto por los derechos humanos”.

La iniciativa, impulsada por Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, EE.UU., Paraguay y Perú, superó sin problema la barrera de 18 votos que necesitaba para ser aprobada al recibir el respaldo de 26 de los 34 países que son miembros activos de la OEA (Cuba pertenece al organismo pero no participa en él desde 1962).

En contra votaron la propia Nicaragua, Bolivia, y San Vicente y las Granadinas, aliado de Venezuela.

Además, se abstuvieron cinco países: Honduras, Belice, Dominica, México y Argentina. (I)