Escenas de llanto y largos abrazos marcaron el último adiós a Maya Villalobo, a quien le arrebataron la vida, milicianos del Hamás, al entrar a la base militar donde la joven española-israelí prestaba su servicio.

Es un adiós demasiado amargo. Su familia la esperaba en Sevilla para el jueves 12 de octubre de 2023. Cinco días antes la asesinaron en la base de Nahal Oz, cerca de la frontera de Gaza.

Maya Villalobo Sinvany , informó Antena 3, “tenía permiso para pasar el 12 de octubre en Sevilla y celebrar el cumpleaños de su padre, Eduardo”.

Publicidad

El rostro de Maya, vestida con su traje verde olivo, quedará en la memoria de sus parientes y amigos. Coqueta, como cualquier chica de su edad, posando a la cámara y haciendo con sus dedos la señal de la victoria la conoció el mundo entero, lamentablemente en estas condiciones de frente de guerra que muchos condenan.

“Maya siempre será en nuestra memoria una niña alegre y llena de amor”: la española-israelí víctima del Hamás estaba en Israel cumpliendo con el servicio militar

El amargo adiós a Maya Villalobo

A Eduardo Villalobo, un profesor universitario de Sevilla, España, y a su esposa le tocaron lo más duro: enterrar a un hijo.

Con el llanto inevitable, las palabras se entrecortaban al ofrecer el emotivo discurso con el que quiso despedir a su “niña”, su “amor”.

Publicidad

Maya cumplía con su servicio militar en la base de Nahal Oz, cerca de la frontera de Gaza. EFE/Perfil de Pinterest de Maya Villalobo Foto: PanoSoporte

“Maya, Mayusha, lo primero que tienes que saber es que tu madre y yo, tu papi, te queremos mucho. Siempre lo hemos hecho desde que naciste y lo seguiremos haciendo ahora que no estás físicamente con nosotros”.

Las primeras líneas del mensaje, derrumbaron a la madre de Maya. Ambos, que viajaron a Israel, estaban tomados de la mano.

Publicidad

“Tenemos un gran vacío en nuestros corazones, tan grande como el amor que te profesamos, que tu correspondes a los dos, tan grande como tu inmenso corazón (...) Toda tu familia te ama mucho”, dijo el abatido hombre... No hay palabras que den consuelo a tanto dolor.

Tu enorme corazón resplandece ahora como la galaxia más hermosa del universo.

Padre de Maya Villalobo

Eduardo Villalobo recordó que “Maya tuvo una vida feliz y nos la hizo feliz, no solo a nosotros, sino a muchos (…)”, publicó la prensa española.

“Maya, amor mío, ya no tendremos esa complicidad tan especial de la que hablaban los que nos conocían, esa complicidad que jamás ningún otro padre tuvo con su hija. Pero Maya, esa relación tan linda y especial que nos caracterizaba, la seguiremos teniendo”, expresó citado en Antena 3.

“Por favor, sáquenme de aquí lo más rápido posible”: el impactante video de la rehén franco-israelí secuestrada por Hamás

“Será duro cada tarde, hija”

Eduardo describió cómo serán sus días de ahora en adelante: “A eso de las ocho de la tarde cada día se va a hacer duro (…) Ya no voy a recibir tus llamadas, ya no iré a recogerte a Madrid, ya no podremos pasear allí y buscar nuevos sitios para comer, se acabaron los musicales e ir de compras, ya no volveremos juntos a Sevilla donde fuiste tan feliz”.

Publicidad

“En Sevilla, ya no iremos más al autobús número cinco a casa de la abuela Carmen que tanto te quiere a celebrar su cumpleaños, tampoco a celebrar la Nochebuena o el Año Nuevo a casa de los titos”, dijo mientras las lágrimas le ganaban.

Tratando de hablarle como siempre lo hizo, Eduardo prometió: “No te quepa duda de que voy a hacer todo lo que te gusta”.

“Maya, cariño mío, tu impronta permanecerá toda la vida, todo el tiempo, eres la alegría y la sonrisa eterna que perdurará en nuestros corazones. Maya Villalobo Sinvany, te quiero con locura, todos te queremos. Viva Maya por siempre”.

Ya no vamos a poder ir a tomar ‘tapitas’ sin gluten o, simplemente, desayunar en nuestro bar del mercado de Triana. Te van a quedar muchas películas por ver, disfrutar de la Semana Santa y de la feria, hija mía, cómo te gustaba la feria.

Eduardo, padre de Maya Villalobo

Sin duda, un mensaje desgarrador de un hombre que quiere gritarle al mundo que Maya era “una joven mujer enamorada de España y muy cariñosa con sus padres”.

La recordarán, en su familia, “joven, madura, empática, solidaria, trabajadora, que le gustaba exprimir cada minuto del que disponía (…) Fue y será una hija excepcional y una amiga sincera”. (I)

Te recomendamos estas noticias