La Corte Interamericana de Derechos Humanos, el órgano judicial del bloque regional, emitió este jueves su resolución de Medidas Provisionales en el asunto del opositor nicaragüense Juan Sebastián Chamorro y otros tres detenidos por el régimen del presidente Daniel Ortega en las últimas semanas.

El Tribunal dijo en su fallo que “considera necesario, debido a las circunstancias excepcionales del presente asunto, ordenar la liberación inmediata de los señores Juan Sebastián Chamorro, José Adán Aguerri Chamorro, Félix Alejandro Maradiaga Blandón y Violeta Mercedes Granera Padilla”, cuatro de los 19 opositores detenidos por el régimen.

“La privación de libertad de estas personas, conlleva implícito un mensaje intimidatorio orientado a disuadir y silenciar a otros opositores políticos al poder verse expuestos a la privación de la libertad, cuestión que cobra especial importancia ante la inminencia de las elecciones generales que se celebrarán este año, situación que, de persistir, estaría erosionando las reglas del juego democrático y del Estado de Derecho”, apuntó la Corte en el documento.

El ente internacional recordó que “en una sociedad democrática los derechos y libertades inherentes a la persona, sus garantías y el Estado de Derecho constituyen una tríada, cada uno de cuyos componentes se define, completa y adquiere sentido en función de los otros” .

Publicidad

Asimismo, la Corte dijo que “el Estado deberá adoptar las medidas necesarias para garantizar la vida, integridad y libertad personal de las cuatro personas identificadas, así como sus núcleos familiares”.

‘Extrema gravedad y urgencia’

La Corte IDH, con sede en San José, Costa Rica, emite medidas provisionales “en casos de extrema gravedad y urgencia” y su cumplimiento es obligatorio para todos los países miembros del sistema interamericano.

En tanto, el gobierno de Ortega y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, justifican el arresto de opositores acusándolos de tramar un golpe de Estado en su contra.

Protesta nicaragüense en OEA

Ante el consejo permanente de la OEA, el embajador nicaragüense, Luis Alvarado, arremetió contra los “mercenarios y vendepatrias financiados y dirigidos” por Estados Unidos que, “a través de sus nexos con gobiernos extranjeros”, buscan “reeditar el fallido golpe de Estado” de 2018 en el marco del proceso electoral.

“Que no ose la CIDH (...) venir a cuestionar nuestra institucionalidad”, dijo, al rechazar por “falaz y mal intencionado” el reporte presentado por Urrejola.

“No señores, no se equivoquen, el verdadero objetivo maquiavélico de estos informes no creíbles y vilipendiosos es facilitar condenas y linchamientos políticos en la OEA, presiones diplomáticas y la aplicación de medidas unilaterales violatorias del derecho internacional”, aseguró.

Una resolución de condena de la OEA a la represión en Nicaragua fue aprobada el 15 de junio con el apoyo de 26 de los 34 miembros activos. El secretario general, Luis Almagro, pidió suspender la participación de Nicaragua en el bloque regional, pero para concretarse requiere el respaldo de dos tercios de una Asamblea General de la OEA, su órgano máximo. (I)